Trucos y consejos para la prevención de lesiones musculares

Qué es la equimosis: descubre sus causas, tipos y cómo aliviar sus síntomas

La equimosis es una lesión de la piel muy similar a un moretón. Es muy común, sobre todo en personas mayores, y ocurre por la ruptura de vasos sanguíneos.

equimosis.jpeg

La equimosis es una lesión de la piel muy similar a un moretón. Es muy común, sobre todo en personas mayores, y ocurre por la ruptura de vasos sanguíneos. Al romperse estos vasos, la sangre que hay en ellos sale, ocurriendo el fenómeno conocido como extravasación. Tras un determinado tiempo, el cuerpo acaba reabsorbiendo la sangre, volviendo la zona a su estado natural.

Durante el proceso, el color de la piel va cambiando de color. En un primer momento, adquiere una tonalidad morada por la pérdida de oxígeno. Según pasan los días, la hemoglobina de la sangre se convierte en biliverdina, lo que hace que la zona tenga un color verdoso. Más tarde, la biliverdina pasará a ser bilirrubina, por lo que la piel dejará de ser verde y pasará a ser amarilla. Por último, dicha bilirrubina se convertirá en hemosiderina, que es un derivado de la hemoglobina que aparece por un exceso de hierro.

Causas de la equimosis

La ruptura de estos vasos sanguíneos se puede dar por diferentes motivos:

  • Traumatismos: Una de las causas más comunes de la equimosis son las lesiones producidas por un golpe contra algún objeto duro. Por otro lado, también es común en deportistas, bien por propios traumatismos que se dan durante el entrenamiento o por el sobreesfuerzo.
  • Falta de vitamina K: la cual produce proteínas que contribuyen a la coagulación de la sangre. Así, las personas con carencia de vitamina K son propensas a sufrir equimosis.
  • Infecciones: especialmente aquellas entre cuyos síntomas se encuentra el debilitamiento de los vasos sanguíneos y su ruptura, sin que esto suponga un daño en la piel. Asimismo, los trastornos de la coagulación, como la enfermedad de von Willebrand o la hemofilia A y B, pueden causar equimosis.
  • La toma de medicamentos anticoagulantes para tratar diversas enfermedades del corazón pueden provocar estas rupturas de los vasos sanguíneos.

Tipos de equimosis

Normalmente, cuando tenemos una zona de la piel con un color diferente al habitual, ya sea violeta, marrón, verdoso o amarillento, tendemos a llamarle moretón o hematoma. Sin embargo, existen diferencias entre la equimosis, la petequia y el hematoma. En primer lugar, para hablar de hematoma debe haber una ruptura de los vasos sanguíneos acompañada de una elevación de la piel. Es decir, si palpamos la zona notaremos cierta hinchazón en la piel.

En el caso de que la piel no esté abultada, podremos estar ante equimosis o petequias, según el tamaño. Cuando la zona dañada no supera los dos milímetros de tamaño, se denomina petequias. En cambio, si tiene una dimensión mayor a la mencionada, corresponde al nombre de equimosis.

Síntomas de las equimosis

La equimosis es, en sí misma, un síntoma de un medicamento, traumatismo o enfermedad, como hablábamos anteriormente. La ruptura de los vasos sanguíneos se da por ciertos motivos anteriores a ella. Sin embargo, es cierto que la propia equimosis puede provocar molestias en la zona e incluso un aumento de la temperatura en el área afectada. Más allá de esto, la equimosis no tiene otros síntomas asignados directamente a ella.

Tratamiento para la equimosis

En términos generales, la equimosis no precisa de tratamiento. Lo único que se debe hacer es esperar a que el cuerpo reabsorba la sangre, lo cual ocurrirá en unos 3 o 4 días. Durante este tiempo, se recomienda el reposo de la zona hasta que los tejidos sanen del todo. Por otro lado, si la equimosis viene acompañada de molestias e inflamación, se puede aplicar hielo o frío. Sin embargo, es importante que, en caso de decantarnos por el hielo, no se ponga directamente sobre la piel, sino envuelto en una toalla.

Otra recomendación es elevar la zona afectada con la ayuda de una almohada o cojín, contribuyendo a una buena circulación. También existen diferentes productos en el mercado, los cuales ayudan a la prevención o desaparición de la equimosis. Uno de ellos es Fisiocrem Gel Active, una crema a base de ingredientes naturales que fomenta la preparación de los músculos y ligamentos y reduce el riesgo de lesiones. Este tipo de crema es una buena opción para deportistas en pro de evitar la equimosis. En el caso de presentar ya equimosis, te puede ser de ayuda Fisiocrem Roll-on Golpix, una crema en formato roll-on formulada con árnica, harpagofito y gingko que produce un efecto frescor y calmante.

Con todos estos consejos y algo de paciencia, lograrás superar la equimosis y verás cómo tu piel vuelve a su estado natural sin ninguna complicación. Al fin y al cabo, la equimosis es una afección muy común y no conlleva ningún peligro.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo .