Pautas y hábitos para prevenir las lesiones musculares en brazos y manos

Verdad o mito: ¿crujir los dedos causa artritis?

Desvelamos el mito de si crujirse los dedos es malo para tus articulaciones y su puede causar artritis. ¡Infórmate ya!

Crujir-dedos.jpeg

De generación en generación se han ido extendiendo mitos que la sociedad ha llegado a considerar verdad. Una de las advertencias más generalizadas es la de no crujirse los dedos por el riesgo de que conlleva provocar artritis. No obstante, esto no es más que un mito que poco tiene de verdad.

¿Qué es la artritis?

  • La artritis es una afección que provoca hinchazón en las articulaciones. Su causa se encuentra en una rotura del cartílago que recubre los huesos. Las personas que sufren este problema padecen síntomas como molestias o rigidez en las articulaciones. No obstante, los síntomas varían dependiendo del tipo de artritis. Los tipos de artritis más frecuentes son:
  • Artritis del pulgar
  • Artritis séptica
  • Artritis reumatoide
  • Artritis reactiva
  • Artritis psoriásica
  • Artritis idiopática juvenil
  • Gota
  • Espondiloartritis anquilosante u osteoartritis.

¿Qué ocurre cuando te crujes los dedos?

Cuando nos crujimos los dedos, se produce un sonido en forma de chasquido que se relaciona con un ruido proveniente de los huesos. No obstante, este característico sonido se debe a un vacío en el líquido sinovial, una sustancia necesaria para la articulación en la estructura ósea.

De esta forma, cuando nos crujimos los nudillos o las muñecas, se produce una liberación de gases en la bolsa sinovial, que es la que almacena el líquido sinovial. Esto se produce porque, al crujir la zona, se aprieta dicha bolsa provocando una liberación de nitrógeno, oxígeno y CO₂. En concreto, el ruido se genera al volver de nuevo el líquido a la membrana sinovial. Por lo tanto, crujir los dedos no implica un roce entre los huesos que los conforman.

¿Es malo crujirse los dedos?

Ya hemos aclarado que esta costumbre tan común no está relacionada con la aparición de la artritis. No obstante, los especialistas recomiendan eliminar esta práctica.

De forma ocasional, no tiene por qué provocar ningún problema. Sin embargo, crujirse los dedos suele ser una acción repetitiva que realizan las personas de forma mecánica a lo largo del día. Al hacerlo, se somete a una ligera presión a los tendones y ligamentos. A lo largo de los años, esto puede desembocar en una deformación de los huesos, la que a su vez puede desembocar en una pérdida de fuerza y estabilidad.

El resultado es un círculo vicioso que lleva a la persona a volver a crujirse los dedos para aliviar las molestias. Actualmente, esta teoría se basa en diferentes estudios, aunque no se puede demostrar a ciencia cierta que crujirse los dedos provoque una degeneración articular a largo plazo.

Pese a la controversia en la comunidad científica, ante la duda, los fisioterapeutas recomiendan eliminar este hábito para prevenir los posibles daños que pueda causar.

¿Qué hacer si tienes molestias en los dedos?

En el caso de que sientas una molestia en las articulaciones de los dedos o rigidez a la hora de moverlos, puedes tener en cuenta ciertos consejos:.

  1. En primer lugar, realiza estiramientos diarios, dedicando unos minutos del día a mover los dedos en todas las direcciones posibles.
  2. En el caso de que seas fumador, los especialistas recomiendan dejar el tabaco, puesto que este causa molestias por el estrés que provoca en el tejido conectivo.
  3. Los masajes en las manos también son muy recomendables, siempre que los haga un profesional que sepa como tratar el problema. Asimismo, el calor y el frío son grandes aliados de las molestias articulares. Utiliza compresas de hielo en la zona, almohadillas térmicas o baños de agua caliente para calmar las molestias.

Para potenciar el resultado de estas acciones, te recomendamos utilizar algun complemento como Fisiocrem Músculos y Articulaciones. Con este producto tendrás una ayuda extra en el cuidado de tus articulaciones. Entre los ingredientes de su fórmula se encuentran el colágeno, el ácido hialurónico, la vitamina C y el magnesio.

Este complemento alimenticio es también una ayuda eficaz para la recuperación de los músculos después de sesiones de entrenamiento o para aliviar el cansancio muscular. Se recomienda tomar un cazo al día en leche, agua, zumo o yogurt.

Combínalo con una dieta saludable y rica en nutrientes, el factor principal para tener unas articulaciones sanas.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo .