Trucos y consejos para la prevención de lesiones musculares

Dolor articular y muscular: qué lo ocasiona y cómo podemos sentirnos mejor

Todos, de vez en cuando, sentimos algún tipo de dolor en los músculos o en las articulaciones: el cuello, la espalda, los hombros, las rodillas o los tobillos, suelen ser las partes del cuerpo donde más habitualmente sentimos molestias, y por distintas razones.

2dolor-articular.jpeg

Todos, de vez en cuando, sentimos algún tipo de dolor en los músculos o en las articulaciones: el cuello, la espalda, los hombros, las rodillas o los tobillos, suelen ser las partes del cuerpo donde más habitualmente sentimos molestias, y por distintas razones. Y no solo de vez en cuando: algunas personas sufren de dolor articular y muscular todos los días, lo cual resulta anímicamente frustrante y físicamente extenuante.

El dolor articular y muscular, tanto si hablamos de una molestia temporal (dolor agudo), como si se trata de un padecimiento que se hace crónico, es una condición que repercute en nuestro desempeño cotidiano, pudiendo afectar nuestra capacidad de ejecutar ciertas tareas.

Y aun cuando solemos hablar de ambos como si siempre estuviesen vinculados, lo cierto es que el dolor articular y el dolor muscular son padecimientos distintos. Afectan a estructuras corporales diferentes y pueden tener un origen común o no, por lo que su tratamiento puede variar según el caso.

Qué origina el dolor articular y muscular

El dolor articular es aquel que se localiza en algún punto del cuerpo donde se juntan dos o más huesos para formar una articulación. Es común que el dolor articular surja como consecuencia de alguna causa ajena a la salud de la persona, como el sobreesfuerzo aplicado a la articulación al realizar una actividad física demandante, una luxación o un golpe, por ejemplo. También la falta de uso de una articulación (su inmovilidad prolongada) puede derivar en dolor, como ocurre con muchas personas mayores o en personas de movilidad disminuida.

Qué pasa cuando son los músculos los que nos duelen

Al dolor que se siente en los músculos se le denomina «mialgia». Uno puede experimentar un dolor muscular por distintas razones: como consecuencia de un trauma (golpe) o lesión es, quizás, la causa más común. También puede producirse porque hay una disminución en la irrigación sanguínea del músculo (como en el caso de los dolorosos calambres) o a causa de alguna infección.

Por otra parte, no es raro sentir que ciertos músculos nos duelan después de una ronda intensa de ejercicios o tras practicar una actividad deportiva exigente como trotar largas distancias o correr en bicicleta.

Y, aunque estas estructuras orgánicas no son músculos, incluiremos en este apartado a tendones y ligamentos, por su conexión con aquellos y porque, de vez en cuando, también nos causan molestias, como cuando estamos lidiando con una dolorosa tendinitis o hemos tropezado al caminar y acabado con un esguince.

Lo que podemos hacer para deshacernos de los dolores articulares y musculares

Aunque cada caso tiene sus particularidades en función de cuál es la causa que origina del dolor, en general sí hay cosas que podemos hacer para sentir menos dolor. Eliminar la causa, sin duda, sería lo ideal, pero no siempre es posible. Por tanto, si estás lidiando con un dolor muscular o articular, lo mejor es seguir las siguientes indicaciones:

  • Aplicar hielo. La aplicación de compresas heladas en la zona que nos duele puede ser de gran ayuda, especialmente cuando hay hinchazón, pues las bajas temperaturas ayudan a que los tejidos vuelvan a la normalidad.
  • Aplicar calor. Al elevarse la temperatura se da una mayor irrigación sanguínea, por lo que los nutrientes y otros elementos transportados en la sangre se distribuyen con más facilidad. Por lo tanto, se favorece la regeneración de los tejidos y estructuras que están generando el dolor.
  • Ejercicio moderado. En el caso de dolores musculares y articulares crónicos, el ejercicio ligero puede ser de gran ayuda. Ejercitarse periódicamente, siempre que sean actividades de bajo impacto, puede hacer que el dolor disminuya o desaparezca. Además, incrementa tu movilidad y flexibilidad.
  • Emplear parches, El uso de analgésicos (en particular, los de aplicación tópica) se indica para reducir e, incluso, eliminar el dolor articular y muscular, tanto crónico como agudo. Recuerda que un medicamento de aplicación tópica es aquél que se administra directamente al área del problema, por lo que su acción es inmediata.

En este sentido, Fisiocrem Parche Active es la solución más efectiva para el tratamiento del dolor muscular y articular, por su avanzada tecnología y su composición exclusiva donde:

  • La capa exterior, que lleva cobre y zinc, que son los que hacen que se produzcan microcorrientes.
  • La capa interior, con todas las propiedades de la árnica y el harpagofito.

Cuando estos elementos entran en contacto con la piel, se generan microcorrientes de baja intensidad y proporciona alivio al dolor.

Este producto permite una buena adhesión hasta 24 horas en todas las zonas del cuerpo, incluidas las prominencias óseas. Cada parche se puede cortar a la medida deseada para adaptarlo a zonas más pequeñas, y proporciona así un alivio duradero del dolor articular y muscular o de posibles contracturas.

Finalmente, recuerda que tener una actitud positiva, dieta equilibrada, buena hidratación y buen descanso son fundamentales en el tratamiento de cualquier dolencia. Tenlo siempre en cuenta.

Localiza tu farmacia más cercana o compra online

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar y seguir navegando o SI CONTINÚA NAVEGANDO acepta su uso completo”.

Configurar cookies Aceptar y seguir navegando