Trucos y consejos para la prevención de lesiones musculares

Qué es mejor para el dolor muscular: el agua fría o caliente

Aparentemente, tanto la ducha fría o caliente tienen sus propios beneficios, pero si tienes dudas de cuál es mejor, en este artículo veremos las ventajas de cada una después de una rutina de entrenamiento.

dolor-muscular-agua.jpeg

Ducharse después de un entrenamiento debe ser una parte importante de la rutina posterior al entrenamiento. Una ducha no solo elimina el sudor y el olor, sino que también ayuda a que el cuerpo se enfríe y se recupere.

Pero ¿es mejor ducharse con agua fría o caliente para el dolor de los músculos? La mayoría de la gente comete el error de pensar que la temperatura del agua no importa.

Aparentemente, tanto la ducha fría o caliente tienen sus propios beneficios, pero si tienes dudas de cuál es mejor, en este artículo veremos las ventajas de cada una después de una rutina de entrenamiento.

Ducharse con agua caliente o fría después de un entrenamiento

Las duchas de agua caliente y fría tienen beneficios cuando hacemos referencia a la recuperación muscular después del entrenamiento. Lo más recomendable es cambiar la temperatura mientras estás en la ducha para aprovechar las ventajas de las duchas frías y calientes al mismo tiempo. Esta técnica se llama ducha de recuperación.

La ducha de recuperación es la forma más eficaz de estimular la circulación sanguínea, prevenir la rigidez muscular, mantener el cuerpo en movimiento y acelerar la recuperación.

Cómo funciona la ducha de recuperación

Para realizar una ducha de recuperación, debes comenzar con una ducha fría. Esto disminuirá cualquier inflamación en los músculos, tendones y articulaciones. El agua fría también endurecerá los músculos y las articulaciones, lo que ayuda a aliviar el dolor.

Después de tomar una ducha fría, cambia la temperatura del agua a más caliente. El agua caliente mejorará el proceso de recuperación de las articulaciones y los músculos y eliminará todas las células muertas, la acumulación de tejido cicatricial y la acumulación de células inflamatorias.

Cambiar de una ducha fría a una caliente también ayudará a disminuir las posibilidades de sufrir rigidez muscular después de un entrenamiento al mejorar la movilidad.

Beneficios de darse una ducha con agua fría o caliente para el dolor de músculos

Por supuesto, la recuperación muscular de cada persona es diferente. A veces, es posible que la ducha de recuperación no funcione bien para una persona y para otra sí, por lo que debes optar por una ducha fría o caliente. Pero ¿cómo puedes elegir entre las dos?

A continuación, te presentamos los beneficios de cada tipo de ducha para que evalúes cuál se adapta mejor a tus necesidades.

Ventajas de las duchas con agua fría

  • Efecto regenerador: ayudará a relajar los músculos después de una intensa sesión de entrenamiento. Esto también hace que se reduzca el dolor muscular y estimula la reparación muscular.
  • Mejora la circulación: Las duchas frías restringen la circulación en la superficie del cuerpo, por lo que hará que la sangre en los tejidos más profundos circule a un ritmo más rápido en un intento de conservar la temperatura corporal. Esto aumenta la circulación del flujo sanguíneo y activa el sistema circulatorio para reducir la inflamación en el cuerpo.
  • Mejora la piel: Las duchas frías aportan a la piel un brillo más saludable porque el agua fría restringe el flujo sanguíneo. Además, ayudan a calmar las afecciones de la piel que provocan picazón.

Ventajas de la ducha con agua caliente

  • Efecto relajante: Las duchas calientes son muy efectivas si necesitas relajar tus músculos. El agua caliente mitigará cualquier tensión del cuerpo y calmará la fatiga muscular. Esto mejorará la curación de los músculos.
  • Antiinflamatorio: Las duchas de agua caliente pueden ayudar a reducir la inflamación de las articulaciones, lo que puede mejorar la movilidad. En general, si experimentas cualquier dolor o malestar, el agua caliente te aliviará.

Además, hay otros aspectos que igualmente merece la pena mencionar:

  • Las duchas calientes ayudan a lidiar con las imperfecciones de la piel. La temperatura alta abrirá los poros y facilitará la limpieza de la suciedad y la grasa atrapadas en ellos.
  • Las duchas de agua caliente se consideran muy eficaces para los resfriados y la tos.

Cómo aliviar el dolor muscular con duchas calientes y frías

Es recomendable esperar unos 20 minutos antes de bañarte después de un entrenamiento intenso. El tiempo de espera permitirá que la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal vuelvan a sus niveles normales. Además, cuando hayan transcurrido 20 minutos, dejarás de sudar. Usa este tiempo de espera para hacer algunos estiramientos de enfriamiento o rehidratar tu cuerpo bebiendo mucha agua.

En general, las duchas de agua caliente son muy eficaces para aliviar la tensión antes del entrenamiento y las duchas de agua fría para recuperarse después del ejercicio. Además, si notas dolor en una zona puntual bien localizada, puedes utilizar, como producto complementario, Fisiocrem Spray Active Ice, muy efectivo para reducir el dolor leve al proporcionar un inmediato efecto frío.

Si no estás acostumbrado a las duchas frías, tendrás que desarrollar un poco de tolerancia y alternar entre el agua caliente y fría. La ducha de agua caliente abrirá los vasos sanguíneos y luego, el cambio a frío aumentará la circulación de la sangre que se dirige hacia los órganos. Este método también ayudará a eliminar parte del ácido láctico acumulado durante el ejercicio.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo .