Previene las lesiones musculares de cuello, espalda y tórax con nuestros consejos

Qué es la tensión muscular

Un gran porcentaje de la población mundial sufre o ha sufrido de tensión muscular. En un principio se pensaba que solo era causada por alteraciones netamente físicas, pero desde hace ya años se sabe que el estrés juega un papel importante.

que-es-tension-muscular.jpeg

Un gran porcentaje de la población mundial sufre o ha sufrido de tensión muscular. En un principio se pensaba que solo era causada por alteraciones netamente físicas, pero desde hace ya años se sabe que el estrés juega un papel importante. Esta alteración se presenta tanto en deportistas como en personas sedentarias o trabajadores que se someten a gran estrés mental o físico de forma diaria. Si te encuentras en cualquiera de estas situaciones, debes saber cómo y por qué se produce la tensión muscular y qué puedes hacer para evitarla y combatirla.

La tensión muscular se define como la rigidez involuntaria provocada en un grupo muscular. Esta rigidez suele prolongarse, originando distintos síntomas. Habitualmente, suele afectar a los músculos presentes en el cuello, hombros, región lumbar y piernas. A pesar de que en la mayoría de los casos suele ser una alteración leve, pueden presentarse complicaciones provocadas por el pinzamiento que causan algunos nervios.

Cuáles son las causas de la tensión muscular

La tensión muscular es generada por distintas causas que responden tanto a factores físicos como psicológicos y emocionales:

  • Ansiedad y estrés: la respuesta corporal a estas emociones es casi inmediata. Cuando el cuerpo sufre alguna emoción negativa (como las preocupaciones, malas noticias y problemas familiares), diferentes grupos musculares se tensan de forma involuntaria. Todo esto pasa de forma natural, preparando el cuerpo para reaccionar. Una vez que el estrés pasa, los músculos vuelven a relajarse; pero, si la ansiedad y preocupación se prolongan, la tensión muscular también, ocasionando distintos malestares.

Aquí te dejamos un post para que conozcas más en profundidad los síntomas del estrés en el cuerpo.

  • Sedentarismo: otra de las causas importantes de esta alteración es la falta de ejercicio o de movimiento. Al estar mucho tiempo sentados en el trabajo o en casa, se generan malas posturas que hacen que los músculos se sobrecarguen.
  • Sobreesfuerzo al hacer ejercicio: si bien sabemos que el sedentarismo es una causa de tensión muscular, el exceso de ejercicio también lo es. Es importante crear un plan de ejercicio acorde a cada persona y que sea tolerado de la mejor manera por sus músculos, ya que no todo el mundo cuenta con las mismas capacidades físicas.

Qué síntomas se presentan en la tensión muscular

Los síntomas de la tensión muscular suelen ser muy diversos, ya que varían de acuerdo a las necesidades personales y la causa que originó la alteración. Lo más común es la presentación de dolor en la zona afectada, acompañada de una sensación de rigidez o pesadez.

En muchas ocasiones, la tensión de los grupos musculares comprime ciertos nervios que generan en la persona una sensación de hormigueo. Por otro lado, debido a que la mayoría de los síntomas son provocados por el estrés, se presenta dolor de cabeza de tipo punzante que suele afectar el cuello y los hombros.

En algunas personas la tensión muscular se presenta con debilidad muscular. Por otra parte, también se asocia con dificultad para conciliar el sueño.

Qué áreas se ven afectadas habitualmente

  • Cuello y hombros: en la mayoría de los casos la tensión muscular en el cuello y hombros, específicamente en el músculo llamado trapecio. Este se encuentra en la parte superior de la espalda y va desde el cuello hasta los hombros.
  • Región lumbar: la espalda es otra de las regiones frecuentes con afectación por tensión en los músculos. Habitualmente, se acompaña de contractura muscular, generando aún más dolor.
  • Mandíbula: aunque no lo creas, los músculos de la mandíbula también se ven afectados ya que, en situaciones de mucho estrés, las personas suelen apretar las mandíbulas sin darse cuenta.

Cómo prevenir la tensión muscular

Una de las principales medidas de prevención es disminuir el estrés. Aprender a manejar esta emoción es fundamental para evitar tensión o contracturas musculares. Un buen manejo de la ansiedad te hará disfrutar más la vida y te ayudará a tener un cuerpo más sano.

Por otra parte, es importante realizar ejercicio físico, por supuesto sin rebasar tus capacidades. La actividad física ayuda a relajar la musculatura y evitar lesiones. Por otro lado, la práctica de ejercicio contribuye a liberar endorfinas que te brindan una sensación de bienestar.

Es importante que en el hogar o el trabajo mantengas una buena postura, evitando de esta manera tensiones musculares provocadas por posturas incómodas. Esto aplica tanto para estar sentado como al tumbarse.

Geles y cremas para aliviar la tensión muscular

Cabe destacar que en el mercado existen distintos productos para realizar masajes que ayudan a prevenir y a mejorar los síntomas generados por la tensión muscular, siendo uno de ellos Fisiocrem Gel Active, cuyos beneficios a la hora de aliviar las molestias musculares son los siguientes:

  • Posee una fórmula con ingredientes totalmente naturales.
  • Prepara los músculos y ligamentos para la actividad física y los relaja tras la misma.
  • Contribuye a evitar lesiones.
  • Se aplica en la zona indicada mediante un masaje, que puede ser antes o después del ejercicio, y tiene la ventaja que no tiene límite máximo de uso, debido a que sus ingredientes son naturales.
  • Otra de sus ventajas es que no mancha la ropa y es apto para todo tipo de piel.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.