Previene las lesiones musculares de cuello, espalda y tórax con nuestros consejos

¿Una contractura cervical puede afectar a la garganta?

Aprende a reconocer qué es una contractura cervical y cómo puede afectar a diferentes partes de cuerpo, como el cuello, causando dolor de garganta.

Contractura-garganta.jpeg

Un dolor en el cuello no solo es desagradable, sino que es capaz de generar gran incomodidad. Cuando se localiza en la zona posterior del cuello, no es difícil suponer que se trata de una contractura muscular; pero cuando el dolor se percibe en la garganta, la causa puede que no sea tan aparente. Aprender a reconocer una contractura cervical es el primer paso para lograr detenerla y conseguir aliviar el dolor.

¿Qué es una contractura cervical?

El cuello es una estructura orgánica compleja que incluye varios músculos poderosos. Algunos, además de colaborar en el sustento de la cabeza, trabajan en conjunto con las vértebras cervicales y los ligamentos para permitir que el cuello realice diferentes movimientos, lo cual ocurre gracias a la contracción y relajación de las fibras musculares. Una contractura implica que, en un momento dado, el músculo se contrajo, pero no pudo volver a su estado de relajación. En otras palabras, permanece rígido.

Las fibras musculares cervicales contracturadas comprimen nervios y vasos sanguíneos; esto reduce el paso de la sangre a través del músculo, y genera dolor (cervicalgia). El músculo reacciona a la disminución de flujo sanguíneo y al dolor que causa la compresión de los nervios, incrementando la rigidez. A mayor rigidez, mayor dolor. Es un ciclo pernicioso que rápidamente va creciendo, por lo que es importante conseguir que el músculo vuelva a relajarse y así deje de doler.

¿Qué es lo que causa una contractura cervical?

Son varias las razones por las que los músculos de la zona del cuello pueden presentar esta dolorosa condición. Una causa bastante común es mantener una postura forzada durante largos períodos, como es el caso de quienes pasan muchas horas frente a un ordenador, por ejemplo. Sostener una posición rígida antinatural del cuello crea una compresión localizada que, a su vez, produce dolor y (como mencionamos antes) se crea un ciclo negativo que alimenta la contractura cervical.

La cervicalgia puede surgir también como consecuencia de un movimiento brusco, una caída, un golpe. En el caso del llamado “latigazo” que se observa tras sufrir un accidente de tráfico: la rigidez de las fibras musculares se da como consecuencia de un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo, pues el cerebro imparte la orden de bloquear los movimientos del cuello intentando con esto prevenir su fractura.

Las situaciones de estrés y ciertas patologías, como artrosis o hernias, también pueden llegar a afectar la movilidad de las fibras musculares del cuello, ocasionando dolorosas contracturas cervicales.

¿Cómo puede afectar a la garganta una contractura cervical?

Los músculos del cuello superan la docena. Se ubican tanto al frente como a los costados y en la parte posterior, a nivel superficial, medio y profundo. La garganta es tanto la parte interna del cuello (desde el paladar hasta la parte superior del esófago), como el área delantera o anterior del cuello. Dado que todo músculo es susceptible, en principio, de sufrir una contractura, no se excluye de esta dolencia a cualquiera de los músculos ubicados en esta zona.

Los nódulos de las cuerdas vocales son un ejemplo de contractura a nivel del interior de la garganta. Si el músculo contracturado corresponde a uno de los músculos de la región superficial anterior del cuello, también estamos en presencia de una contractura cervical del área de la garganta.

¿Cómo tratar una contractura cervical?

Eliminar, en lo posible, el motivo que ha dado origen a la contractura es, evidentemente, la primera acción a seguir:

  • Disminuir el nivel de estrés.
  • Reajustar la altura de la silla que se usa frente al ordenador.
  • Sustituir el colchón o la almohada que no nos está dando buen soporte al dormir…

Si podemos eliminar la fuente del problema, es mucho más factible que podamos deshacernos del dolor y no haya recaídas.

Los masajes son de gran ayuda para que los músculos contracturados recobren su elasticidad. No obstante, es muy importante que siempre se acompañen con la aplicación de un producto sanitario, de uso externo, que tenga efectos inmediatos. Estos productos , rompen el ciclo de dolor-contracción-dolor, por lo que el músculo comienza a relajarse, quitándole la presión sobre nervios y vasos sanguíneos para que sus funciones sean capaces de regresar a la normalidad.

La fórmula avanzada de Fisiocrem Spray Active Ice ayuda a que el dolor cese tan pronto como se aplica. Su práctica presentación en aerosol lo hace un producto ideal para contracturas, dislocaciones, desgarros musculares y otras pequeñas dolencias. Sin embargo, el cese instantáneo del dolor no significa, necesariamente, que el órgano haya sanado. Fisiocrem Spray Active Ice permite que el músculo deje de lidiar con el dolor y pueda concentrarse en sanar, paulatinamente.

Cambiar hábitos, corregir la mala postura al estudiar o trabajar, hacer pausas frecuentes para rotar el cuello y estirar los músculos, practicar algún tipo de actividad deportiva de bajo impacto o ejercicios como el yoga, son una gran forma de minimizar los riesgos de padecer una dolorosa contractura cervical.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.