Trucos y consejos para la prevención de lesiones musculares

Tips para quitar la contractura en la espalda

Teniendo en cuenta el ritmo de vida que llevamos, todo el tiempo que trabajamos y las posturas que mantenemos a lo largo del día, es normal que nuestros músculos se vean dañados y, por ello, existan consecuencias negativas.

contractura-espalda.jpeg

Teniendo en cuenta el ritmo de vida que llevamos, todo el tiempo que trabajamos y las posturas que mantenemos a lo largo del día, es normal que nuestros músculos se vean dañados y, por ello, existan consecuencias negativas. Entre ellas se encuentran las molestias y dolores. La espalda es la parte del cuerpo que más sufre nuestras rutinas. Es la que más peso soporta y la que peor postura mantiene en cada jornada. Por ello, no es extraño sufrir una contractura en la espalda.

Qué es una contractura muscular

Tal y como su propio nombre indica, una contractura muscular tiene lugar cuando un músculo se contrae de manera involuntaria. De este modo, la zona del cuerpo que la sufre permanece en constante tensión. Se trata de una lesión muy común, pero impide hacer una vida normal, ya que limita ciertos movimientos.

Tiene su origen en un sobreesfuerzo, por ejemplo, cuando realizamos ejercicio físico excesivo o de una forma inadecuada, puede afectar de esta forma a diferentes músculos, como una contractura muscular en el gemelo, cuello o espalda. De esta manera, al finalizar el movimiento que se estaba llevando a cabo, el músculo no puede volver a su estado de relajación.

Asimismo, con el frío los músculos también se tensan, por lo que es otra causa frecuente por la que tiene lugar una contractura. Igualmente, la tensión acumulada en el día a día por el estrés o la deshidratación son otros motivos por lo que pueden derivar en este tipo de problemas.

Cómo aliviar el dolor de una contractura en la espalda

Cuando sufres una contractura en la espalda y eres consciente de que tu vida rutinaria se ve limitada, solo deseas conseguir un remedio que te alivie y que te permita moverte con normalidad. Además, teniendo en cuenta que la contractura puede permanecer durante varios días, incluso más de una semana, la situación se complica. De este modo, a lo largo de este apartado vamos a explicarte cómo hacer frente a este problema de una forma sencilla.

  • Aplicarte calor. Cuando te apliques calor sobre la contractura de la espalda sentirás el efecto sedante minutos después, ya que influirá sobre las terminaciones nerviosas de la zona.
  • Aplicarte frío. Son pocos los que conocen este truco, pero el frío es capaz de aliviar el dolor de cualquier lesión que sufra un músculo. Este actúa sobre los receptores sensoriales y frena la acción del músculo permitiendo que se relaje. Cualquier producto que se encuentre en una temperatura muy baja, envuélvelo en una toalla para que no te provoque quemaduras en la piel. Es recomendable mantener el frío durante, al menos, veinte minutos.
  • Automasaje. También es posible conseguir que el dolor de la contractura de la espalda se reduzca a partir del automasaje. Para ello, es importante presionar sobre la parte dolorida. Así se consigue inhibir las terminaciones nerviosas, que son las que se encargan de transmitir los estímulos dolorosos. El movimiento puede desarrollarse sobre la ropa y resulta muy eficaz.
  • Hacer estiramientos. Hacer determinados estiramientos ayuda a la zona a relajarse. Trata de identificar el punto concreto del dolor para saber de qué forma debes moverte con el fin de que cada gesto alivie el problema. No necesitarás ningún aparato, solo tu cuerpo. Si eres constante, serás consciente en pocos días de que te encuentras mejor.
  • En caso de que la contractura de tu espalda persista, es recomendable que visites al fisioterapeuta para que estudie tu caso concreto y te alivie el dolor.

Fisiocrem parche active, un buen remedio para las contracturas de espalda

Teniendo en cuenta los consejos anteriores, somos conscientes de que los parches pueden ser un elemento muy eficaz ante las contracturas de la espalda. Una buena opción en este ámbito sería Fisiocrem parche active, cuya tecnología basada en microcorrientes consigue reducir los dolores tanto de las articulaciones como de los músculos. Hay que destacar que es muy aconsejable, al ser capaz de reducir el dolor durante las 24 horas que dura el día.

Su funcionamiento se basa en su doble capa. La externa contiene cobre y zinc, mientras que la de abajo posee Harpagofito y Árnica. Cuando estas se ponen en contacto con las sales minerales que posee nuestra dermis, se desarrollan pequeñas corrientes que hacen efecto sobre el dolor, reduciéndolo de manera considerable. Se adhiere a la piel de forma sencilla, por lo que nos aseguramos sentirnos bien durante toda la jornada. Los parches pueden cortarse para conseguir la medida deseada.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.