Previene las lesiones musculares de cuello, espalda y tórax con nuestros consejos

Qué es el ácido láctico y por qué provoca molestias musculares

La acumulación de ácido láctico puede afectar hasta el punto de que incluso un atleta de alto rendimiento puede tener que acabar con su entrenamiento de forma inmediata debido a las molestias que llega a sentir a causa de este compuesto.

acido-lactico.jpeg

No es sencillo explicar qué es el ácido láctico. Sin embargo, a las personas a las que les gusta hacer deporte se enfrentan a sus consecuencias de una manera habitual. La razón es que cuando esta sustancia se acumula en el organismo provoca falta de energía y, por ello, a los músculos les cuesta más contraerse. La acumulación de ácido láctico puede afectar hasta el punto de que incluso un atleta de alto rendimiento puede tener que acabar con su entrenamiento de forma inmediata debido a las molestias que llega a sentir a causa de este compuesto.

¿Qué es el ácido láctico?

El ácido láctico también es conocido como lactato. Se trata de un compuesto químico necesario para que el metabolismo anaeróbico se desarrolle de la manera adecuada. Hasta el momento, son muchas las personas que han confundido esta sustancia con la responsable de provocar agujetas. Sin embargo, a medida que ha pasado el tiempo, se ha demostrado que esto es falso. Ahora, sí que es cierto que es capaz de poner límites en el entrenamiento de cualquier deportista.

Por ejemplo, cuando una persona va al gimnasio para tonificar su cuerpo y mejorar su fuerza y su elasticidad, hace que se desarrolle, entre los esfuerzos y los movimientos repetitivos, una degradación de las moléculas de glucosa. Esto se produce, sobre todo, en aquellos ejercicios o sesiones en las que hay que implicarse con una mayor intensidad, como hacer pocas repeticiones con mucho peso o realizar en la piscina distancias cortas de forma muy rápida.

¿Por qué se produce el ácido láctico?

En el momento en el que no hay oxígeno en ejercicios que se caracterizan por ser muy intensos, como levantar pesas o correr de forma muy rápida distancias cortas, el cuerpo de cualquier persona utiliza la glucosa como si fuese su gasolina con el fin de poder funcionar de la manera adecuada. Sin embargo, como la glucosa se va degradando poco a poco, acaba convirtiéndose en ácido láctico. Como el organismo no tiene la capacidad de reutilizarlo, la fatiga hace acto de presencia, sobre todo cuando la intensidad del ejercicio es alta.

Las consecuencias son las siguientes:

  • Los músculos no tienen energía para cumplir con las órdenes que le llegan del cerebro a la hora de moverse y de esforzarse en cualquier rutina deportiva.
  • Las fibras musculares no tienen la capacidad de contraerse de la manera correcta. Por ello, cualquier movimiento puede provocar molestias a lo largo de cualquier parte del cuerpo, sobre todo en aquellas que son más utilizadas, como las extremidades superiores y las inferiores.

¿Cómo aparece el ácido láctico?

Según los expertos en la materia, el ácido láctico es el resultado metabólico del azúcar cuando se está realizando deporte. De este modo, aparece cuando el cuerpo de un deportista consume glucosa para obtener la energía suficiente como para desarrollar un ejercicio intenso. Si este es breve, las molestias que provoca el ácido láctico no aparecerán. Sin embargo, si el movimiento se mantiene en el tiempo, el compuesto se va acumulando poco a poco en el organismo. Asimismo, aquellas personas que no están acostumbradas a entrenar con normalidad, sienten este efecto de forma más rápida, al igual que el agotamiento.

Consejos para evitar la acumulación de ácido láctico en el cuerpo

Quien quiera evitar la acumulación de ácido láctico en su organismo debe saber que en la alimentación y en el entrenamiento está la clave. De este modo, es necesario, por ejemplo, evitar la fatiga en el ejercicio. Esto es más sencillo de conseguir de lo que se piensa, solo hay que entrenar para preparar el cuerpo ante el deporte y evitar cualquier tipo de ejercicio físico intenso que pueda comprometer la salud muscular si no se está preparado.

La alimentación también es esencial. El motivo es que es un error no darle al cuerpo la suficiente cantidad de hidratos de carbono. Esta sustancia es la principal fuente de glucosa y, por ello, si el organismo no cuenta con ella, es más fácil llegar a esa fatiga que produce el ácido láctico.

¿Cómo entrenar para evitar las consecuencias del ácido láctico?

Que el ácido láctico se acumule con mayor o menor intensidad depende de cada deportista, puesto que el umbral de lactato es diferente en cada persona. Se puede retrasar la aparición de ácido láctico para aguantar más, incluso cuando se realizan ejercicios de alta intensidad. Es más, se podrá hacer frente a ejercicios más rápidos sin sentir las temidas molestias que provoca este compuesto.

Los consejos más destacados son los siguientes:

  • Hacer series cortas de mayor intensidad.
  • Llevar a cabo descansos más altos entre serie y serie.
  • Beber mucha agua.
  • Respirar de manera adecuada.
  • Apostar por una dieta que incluya legumbres y verduras como las espinacas y las acelgas.

Aun así, si aparecen molestias, tomar complementos como Fisiocrem Músculos y Articulaciones ayudará a recuperar el estado inicial del músculo con mayor facilidad. Asimismo, las cremas como Fisiocrem Gel Active ayudarán a preparar los ligamentos y los músculos para asumir cualquier esfuerzo, reduciendo las consecuencias de los mismos.

Cuidarse es fácil si se siguen pequeños consejos que prepararán al cuerpo para sentirse mejor, incluso en aquellos momentos que se denominan “extremos”.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.