Causas y cuidados para tratar las lesiones musculares en cuello, espalda y tórax

Dorsalgia: ¿Cuáles son sus síntomas, causas y tratamiento?

Cuando se padecen molestias o dolores en la zona dorsal de la espalda, hablamos de dorsalgia. Se trata de un malestar localizado en los músculos dorsales o en cualquier área entre los omoplatos, la zona más rígida de la columna, entre las áreas cervical y lumbar.

dorsalgia-sintomas-tratamientos.jpeg

Cuando se padecen molestias o dolores en la zona dorsal de la espalda, hablamos de dorsalgia. Se trata de un malestar localizado en los músculos dorsales o en cualquier área entre los omoplatos, la zona más rígida de la columna, entre las áreas cervical y lumbar.

El malestar no se distribuye de manera homogénea, pudiendo afectar más a un lado de la espalda que a otro, lo que hace que se hable de dorsalgia derecha o de dorsalgia izquierda. Cada una puede estar relacionada con disfunciones de los órganos internos.

Grupos de población afectados

Esta afección es bastante común, pero hay determinados grupos que la padecen con más frecuencia, como es el caso de los ancianos. Además de la pérdida de masa muscular, el envejecimiento provoca el desgaste de las articulaciones, incluidas las vértebras dorsales.

También se ven especialmente afectadas las personas obesas a cualquier edad, sobre todo cuanto más tiempo lleven padeciendo la obesidad.

En edades tempranas, las niñas y adolescentes femeninas son más propensas a padecer dorsalgia que los varones. Además, las mujeres durante el embarazo y el puerperio suelen sufrir molestias en la espalda. Aunque la lumbalgia es más frecuente, en ocasiones también sufren dorsalgia.

Se ha demostrado que el tabaquismo acelera el desgaste de las vértebras, por lo que los fumadores son más propensos a padecer dorsalgia.

Síntomas de la dorsalgia

La característica más notoria de esta patología es la molestia o el dolor en la zona dorsal. Se suele tratar de un dolor agudo y punzante.

Otra característica es que el dolor se vuelve más molesto hacia el final del día, incluso si el paciente está en reposo, por el cansancio y la tensión acumulados durante la jornada.

El dolor constante entre los omoplatos es otro de los síntomas habituales, así como la sensación de hormigueo o pinchazos en la espalda media. Puede llegar a doler incluso durante una respiración forzada. También pueden aparecer espasmos musculares y puntos que duelen al ser palpados. La dorsalgia suele conllevar sensación de fatiga durante el día.

Causas de la dorsalgia

  • Al menos la mitad vienen causadas por la adopción de malos hábitos posturales. Muchos trabajos que implican estar ante una pantalla durante horas generan tensiones musculares perjudiciales. La costumbre de adelantar la cabeza sobre los hombros, incluso para consultar el teléfono móvil, afecta a la curvatura saludable de la columna vertebral. Asimismo, el sostenimiento o arrastre de pesos sin un correcto equilibrio causa dolores en varias zonas de la espalda.
  • El sedentarismo, la falta de ejercicio físico, nos afecta a nivel global y causa o empeora la dorsalgia.
  • A su vez, el sedentarismo se relaciona directamente con el sobrepeso y la obesidad como causas concomitantes de las molestias en la zona dorsal.
  • Como hemos indicado más arriba, el tabaquismo induce un mayor desgaste de las vértebras, lo que puede causar o agravar la dorsalgia.
  • El estrés, la ansiedad y la falta de sueño y de un descanso reparador también pueden contribuir a la aparición de dorsalgia.
  • Asimismo, diversas condiciones como la escoliosis, las hernias discales o procesos degenerativos discales también provocan este dolor dorsal.
  • En el caso de la dorsalgia derecha, se estima que puede estar directamente relacionada con disfunciones en el hígado, mientras que la dorsalgia izquierda se relaciona con problemas estomacales.
  • Otras causas son las enfermedades autoinmunes como la espondilitis anquilosante y la artritis reumatoide.
  • También la fibromialgia puede listarse entre las causas del dolor dorsal.
  • La exposición al frío puede ocasionar dorsalgia.

Tratamientos para la dorsalgia

La primera medida es aliviar las molestias y para ello podemos recurrir al parche para el dolor muscular y articular de Fisiocrem, formado por una capa exterior con bandas de cobre y zinc y una capa interior de árnica y harpagofito. Estos elementos entran en contacto con las sales minerales de la piel aliviando dolores musculares, articulares y contracturas de diversa naturaleza. El parche puede recortarse para que tenga la forma y el tamaño adecuados para adherirse a la perfección a la zona dolorida. Con un parche es suficiente para obtener alivio durante 24 horas.

Otra manera de combatir el dolor pueden ser los antiinflamatorios, pero estos siempre deberán ser recetados por el médico. No obstante, solo atacan el dolor y no su causa, por lo que acudir al fisioterapeuta es la opción más recomendable.

En fisioterapia hay diversos tratamientos contra la dorsalgia:

  • Terapia miofascial.
  • Masaje descontracturante.
  • Aplicación de calor.
  • Estiramientos.
  • Osteopatía.
  • Punción seca.
  • Reeducación postural para evitar los malos hábitos que están en la raíz de gran parte de las dorsalgias.

Prevención de la dorsalgia

La reeducación postural no solo mejora esta patología, sino que previene recaídas, aunque lo ideal es que la higiene postural llegue a evitar la aparición inicial de la dorsalgia. Asimismo, es necesario cuidar el colchón en el que dormimos, seleccionando uno que se adapte a nuestras necesidades. El ejercicio físico regular contribuye a mejorar la salud de nuestra espalda, además de actividades como el yoga o el pilates.

La dorsalgia puede prevenirse y tratarse y sus molestias pueden mitigarse. Entender mejor esta patología favorece su evitación y su tratamiento.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo .