Causas y cuidados para tratar las lesiones musculares en cuello, espalda y tórax

Dolor de espalda durante el embarazo

El dolor de espalda en el embarazo es una de las molestias más comunes entre las mujeres y es debido a los cambios producidos durante este período.

dolor-de-espalda-durante-el-embarazo.jpeg

El cuerpo de una mujer experimenta numerosos cambios durante el embarazo. Algunos son muy obvios e incluso molestos, pero otros son bastante sutiles. La razón de estos cambios es adaptar el cuerpo al desarrollo fetal y prepararlo para el parto.

Cambios en el cuerpo durante el embarazo

Los cambios aparecen de manera escalonada durante el embarazo y se relacionan con diferentes síntomas, que se irán revirtiendo gradualmente tras el parto. Encontramos algunos que suelen ser los más comunes.

Los cambios cardiovasculares son unos de los más importantes durante el embarazo. Aumenta el ritmo cardiaco, el volumen sanguíneo o las pulsaciones en reposo. A partir del segundo semestre disminuye sin embargo la presión arterial y el aumento del útero comprime ciertas venas, pudiendo causar debilidad, náuseas o mareos.

A su vez, en el sistema respiratorio se incrementa la necesidad de oxígeno, el ritmo respiratorio o el volumen tidal. Las mujeres embarazadas pueden sin embargo sentir muchas veces falta de aire.

En el sistema renal y urinario también surgen una serie de variaciones: la expansión del útero al presionar la vejiga aumenta el número de micciones diarias. Además aumenta el trabajo de los riñones para eliminar el mayor número de desechos producidos durante el embarazo. Sin embargo, los cambios en el útero también afectan al sistema gastrointestinal, ya que la elevación del útero desplaza varios órganos como el estómago y los intestinos. Lo cual ocasiona reflujos, estreñimiento, reducción del ritmo intestinal o ardor de estómago. Esto, junto con numerosas alteraciones hormonales que pueden provocar sofocos, generan cambios en el sistema endocrino.

Por último, también pueden darse diversos cambios físicos importantes durante el embarazo como el aumento del pecho y su mayor sensibilidad y el incremento de volumen del abdomen. Además de otros que influyen en la curvatura de la columna vertebral, en el aumento de estrías en la piel o la aparición de venas visibles, hinchazón de pies y tobillos y cambios en la textura del pelo y de las uñas.

Dolor lumbar en el embarazo

El dolor de espalda en el embarazo es una de las molestias más comunes entre las mujeres y es debido a los cambios producidos durante este período. Incide en su aparición el aumento del útero que desplaza ligeramente el eje de la columna vertebral, ejerciendo presión sobre las raíces nerviosas de la parte inferior de la espalda. Además, estas molestias son consecuencia del aumento de peso, la relajación de las articulaciones de la pelvis, el debilitamiento de los músculos abdominales o el cambio del centro de gravedad del cuerpo. Hábitos como la sedentarización o las malas posturas también influyen.

Tipos de dolor de espalda en el embarazo

Existen dos tipos dolores que son los más comunes:

  • Lumbalgia: Molestias a la altura de las vértebras dorsales de la parte baja de la espalda y que puede irradiar a ambos lados. Aumenta cuando se anda o se está de pie.
  • Dorsalgia: Se da en la parte superior de la espalda como consecuencia de las contracciones que produce la mala posición de la columna vertebral.

¿Qué soluciones hay para el dolor de espalda durante el embarazo?

Se tienen que seguir una serie de hábitos saludables pueden ayudar a aliviar y a prevenir estas molestias.

En primer lugar, es crucial evitar la sedentarización excesiva e incorporar una rutina de ejercicios regular ajustada a las características de cada embarazo ayuda a fortalecer los músculos del cuerpo y también a corregir posturas incorrectas. A su vez, es beneficioso seguir unas normas básicas de higiene postural, como mantenerse recta al estar erguida o apoyar correctamente la espalda, manteniendo los pies en el suelo, al estar sentada. Por otro lado, se debe evitar el sobreesfuerzo y agacharse doblando la rodilla con la espalda recta a la hora de coger peso es fundamental para evitar forzar la espalda.

Usar un calzado adaptado al embarazo y que permita apoyar el pie correctamente es una medida de prevención y alivio. Se recomienda no usar zapatos de tacón alto, por lo que es mejor decantarse por uno de tacón bajo y no totalmente plano por razones posturales. También es importante evitar dormir boca arriba y usar un colchón lo más firme posible. Una solución es dormir de lado colocando una almohada entre las piernas o bajo el abdomen.

Reducir las molestias de la espalda durante el embarazo

En caso de molestias es posible aplicando calor o el frío en el área lumbar o dorsal, ya que así se alivian los síntomas del dolor de espalda durante el embarazo. Utiliza una bolsa de hielo, una compresa fría o una almohadilla térmica.

A su vez, es recomendable utilizar un gel que ayude a aliviar las molestias. En este caso es efectivo Fisiocrem Gel Active, una crema para la preparación muscular. Sus ingredientes naturales como la árnica, la caléndula, el hipérico o la melaleuca ayudan a relajar la zona afectada y contribuyen a prevenir lesiones musculares. Es ideal para todo tipo de pieles y viene en tres tamaños diferentes para poder llevarla de viaje, usarla diariamente o compartirla con tu familia.

Además de estos remedios, existen otros como las terapias específicas. La fisioterapia, el yoga o la meditación ayudan a aliviar el estrés mental y físico derivado de estas molestias.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo .