Causas y cuidados para tratar las lesiones musculares en cuello, espalda y tórax

Desgarro muscular en las costillas

El desgarro muscular es una alteración que se caracteriza por la rotura de las fibras musculares y puede afectar a cualquier grupo muscular del cuerpo.

contractura-espalda.jpeg

El desgarro muscular es una alteración que se caracteriza por la rotura de las fibras musculares y puede afectar a cualquier grupo muscular del cuerpo. Cuando el desgarro sucede en las costillas es sumamente doloroso, incluso puede llevar al afectado a una incapacidad temporal para realizar sus actividades diarias. Las causas de esta alteración son variables y dependen de diferentes factores. Por ello, es importante conocer cada una de ellas y de qué manera sobrellevar los síntomas que se presentan.

Cuáles son las causas de un desgarro muscular en las costillas

Entre las costillas se disponen los músculos intercostales (uno externo y otro interno). Su función principal se da durante la respiración, durante la cual se contraen y se relajan en cada movimiento respiratorio. Cuando estos músculos realizan una actividad inapropiada o de gran intensidad, puede generarse un desgarro. A continuación, te mencionaremos las 4 causas más importantes:

  • Sedentarismo: el sedentarismo es uno de los principales enemigos de cualquier grupo muscular, incluyendo los de las costillas. Las personas sedentarias son más propensas a sufrir desgarros, debido a un debilitamiento de los músculos.
  • Sobreesfuerzo: cuando una persona se exige más allá de sus capacidades puede originarse un desgarro muscular. Habitualmente, sucede en los deportistas o en personas que eran sedentarias y comienzan a practicar algún deporte o a realizar alguna actividad física sin el previo acondicionamiento físico requerido.
  • Estrés: el estrés y el agotamiento mental forman parte de las causas del desgarro muscular en las costillas. La presencia de angustia y estrés generan una tensión muscular continua y prolongada que origina una contractura. Si no se toman las medidas necesarias para aliviar la tensión, ante cualquier esfuerzo generado por la persona se puede originar un desgarro.
  • Falta de calentamiento: en personas que practican deportes es fundamental el calentamiento y el estiramiento previo de todos los grupos musculares. Si se someten a una actividad física de forma repentina, es muy fácil que se genere una contractura o un desgarro.

Cuáles son los síntomas del desgarro muscular en las costillas

Las manifestaciones clínicas de los desgarros en los músculos de las costillas poseen las siguientes características:

  • Dolor: el dolor se caracteriza por ser agudo y punzante, localizado en la zona del desgarro.
  • Dificultad para respirar: la respiración normal se ve comprometida debido al dolor generado en los músculos, lo que impide una buena inspiración del aire.
  • Rigidez: se presenta rigidez en todo el costado donde se generó el desgarro, acompañado de inflamación y de un hematoma (coloración roja).

Cabe destacar que, al principio, el dolor es tan agudo que termina siendo incapacitante para el que lo padece; sin embargo, este disminuye de forma progresiva. El desgarro puede generar irritación de los nervios intercostales, provocando afectación de otros músculos del hombro, cuello o espalda. Es importante mencionar que muchas veces los desgarros musculares de las costillas son confundidos con alteraciones cardíacas.

Cuánto dura un desgarro muscular

La duración de los efectos del desgarro muscular depende del grado del mismo:

  • En caso de que sea grado 1, puede llevar de 6 a 10 días para curarse.
  • Si se trata de un desgarro grado 2 ya se habla de semanas, durando entre 4 a 6 semanas.
  • El grado 3 puede durar más de 3 meses, dependiendo de si es tratado o no como es debido.

Automasajes y ejercicio para aliviar los desgarros musculares de las costillas

  • Barrido de la zona dolorosa: es recomendable realizarlo después de superar la fase aguda. El barrido consiste en recorrer con los dedos de la mano contraria al costado doloroso toda la zona del dolor, ejerciendo presión con ellos. Es fundamental que la presión se ejerza en el espacio entre las costillas.
  • Relajación de los músculos de la respiración: para este masaje se necesita estar tumbado en la cama con las piernas flexionadas. Se procede a colocar los dedos de ambas manos en forma de cuchara ejerciendo presión por debajo del esternón, a la vez que se hacen respiraciones profundas.
  • Estiramiento de los músculos intercostales: de pie o sentado con la espalda recta, se procede a realizar respiraciones profundas a la vez que se abducen (se separan del cuerpo) ambas extremidades superiores, quedando ambas palmas unidas por encima de la cabeza y con el brazo en total extensión. Es importante que este movimiento coincida con la inspiración y lo llevemos a una posición neutra en la espiración.

Además, para aliviar la dolencia puedes ayudarte de Fisiocrem Spray Active Ice: es un spray que se encarga de aliviar el dolor y las molestias ocasionadas, ofreciendo un frío inmediato que genera alivio y confort.

Además, Fisiocrem Spray Active Ice, también es recomendable para contusiones, torceduras, dislocaciones, tirones y moretones, entre otros. Sin duda alguna, este producto es el mejor aliado tanto para deportistas como para personas con una vida más tranquila que padecen cualquier dolencia muscular.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.