Causas y cuidados para tratar las lesiones musculares en cuello, espalda y tórax

Cómo aliviar la contractura de hombro

Probablemente, en algún momento has experimentado sensaciones de mucha tensión que se generan, sobre todo, en la zona posterior y superior del tronco, producto de fenómenos como la contractura muscular.

contractura-hombro.jpeg

Probablemente, en algún momento has experimentado sensaciones de mucha tensión que se generan, sobre todo, en la zona posterior y superior del tronco, producto de fenómenos como la contractura muscular. Lo común es que estas molestias ocurran en el cuello, espalda y hombros, cuando el cuerpo ha estado sometido a mucha fatiga, o una postura que se va haciendo cada vez más extenuante hasta llegar al punto de ser perjudicial después de un largo periodo de tiempo.

En términos médicos, una contractura implica una pérdida en el rango de movilidad pasiva, también denominado ROM, de una articulación, un hecho que surge como consecuencia de alteraciones en la estructura de las cápsulas articulares, ligamentos, piel y tejidos musculares. A escala microscópica, podría verse como una sustitución en el tejido conectivo normal de las articulaciones, el cual es es elástico, por un tejido fibroso.

Causas de las contracturas musculares

Hay diversos factores que pueden afectar la movilidad de tus tejidos musculares, y estos van desde enfermedades crónicas, hasta el hecho de someter al cuerpo a situaciones de mucho estrés físico y mental. Sin embargo, las causas más comunes por las cuales se generan son:

  • Desviaciones de columna u otro tipo de trastornos óseos.
  • Inflamación crónica: en este caso se hace especial énfasis en la artritis reumatoide.
  • Inmovilidad: esto a causa de una fractura o cirugía.
  • Lesiones deportivas o accidentales, contusiones.
  • Mala higiene postural: ya sea por andar encorvado, por pasar horas sentado frente al ordenador a causa del trabajo o por cualquier otro motivo, la mala postura de la espalda es una de las principales causas de la contractura de omóplato o de hombro.
  • Sobrecarga muscular: puede producirse tanto por causas laborales, en función de la actividad que se desarrolle, como accidentalmente en un entrenamiento más intenso de la cuenta o realizando actividades cotidianas que implican cargar mucho peso, como por ejemplo, una mudanza.

Sumado a las razones anteriores, el envejecimiento también es un factor importante que hace a una parte de la población ser mucho más propensa a padecer una contractura de hombro. La flexibilidad articular desmejora con con la longevidad de las personas pues, a medida que avanza la edad, se produce una disminución progresiva y sistemática en el movimiento de todas las articulaciones.

A su vez, otro factor que, de hecho, es una de los más comunes citados en las referencias médicas, es el estrés. Cuando el cuerpo humano está bajo los efectos de presión física y mental extrema, comienza a liberar cortisol y adrenalina, lo que lo conlleva como consecuencia la disminución del flujo sanguíneo hacia ciertas zonas del cuerpo. En consecuencia, se genera una rigidez en los tejidos que se pueden traducir en una tensión muscular, o lo que es lo mismo, una contractura.

La contractura en el hombro y sus tratamientos

En el caso particular del hombro, por el tipo de acciones que ejecuta naturalmente para el desplazamiento los brazos hacia distintos planos del espacio y en diferentes ejes, es aún más propenso a la sobreestimulación, a tal punto de verse afectada su propia movilidad. Es justo en ese punto cuando se está en presencia de una contractura, evidenciado en el hecho que el movimiento propio del músculo se va a notar severamente limitado.

Los tratamientos para la contractura del hombro varían de acuerdo a las condiciones individuales de cada persona, y por ende, en base en la intensidad del dolor. En el mercado podemos encontrar productos sanitarios y naturales con las propiedades del harpagofito y el árnica. Fisiocrem Parche Active contiene ambos componentes.

Al entrar en contacto con las sales minerales que, de manera natural, se encuentran en nuestra piel, el parche de Fisiocrem genera microcorrientes de baja intensidad que proporcionan alivio en la zona de dolor.

También es recomendable efectuar masajes sobre la zona afectada con el fin de relajar la tensión, para que nuevamente se vayan formando fibras elásticas y así regrese la movilidad natural del hombro de manera progresiva.

Recomendaciones para evitar las contracturas

Resulta importante prestar atención a pequeños hábitos dentro de la rutina diaria, para así prevenir la aparición de molestias, que perjudiquen tu bienestar en el día a día. Algunas de las consideraciones a tener en cuenta son:

  • Mantener el cuerpo activo: realizar programas de ejercicios, así como estiramientos que fomenten el movimiento de las articulaciones.
  • Corregir la postura: es una acción fundamental para la prevención de los molestos efectos de una contractura.
  • Mantener el cuerpo hidratado: esto debe realizarse a fin de evitar la acumulación desmedida de sangre en los tejidos.

En general, las personas que sufren más de contracturas son aquellas que no suelen hacer actividad física con regularidad y que, por ende, carecen de movilidad. En este sentido, la principal acción que debes tener en cuenta en la rutina diaria, es introducir ejercicios que te permita mantener activas tus articulaciones, para así optimizar tu rendimiento muscular y mejorar integralmente tu salud. Recuerda que el envejecimiento de tus tejidos óseos, piel y, en general, de tu cuerpo, está directamente asociado con tus hábitos diarios, que tienen una gran influencia en tu calidad de vida.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.