Consejos y cuidados para tratar las lesiones musculares de piernas y pies

Síntomas y qué hacer ante una rotura de fibras de gemelo

La rotura de fibras del gemelo es una lesión que puede resultar muy habitual entre los deportistas.

rotura-fibras-gemelo.jpeg

La rotura de fibras del gemelo es una lesión que puede resultar muy habitual entre los deportistas. Las causas de este desgarro muscular son muy variadas. No en vano, pueden ir desde una contracción brusca del músculo a una elongación excesiva. También se da en aquellos casos en los que hemos sobreexpuesto al músculo a un esfuerzo mayor del permitido.

La práctica deportiva comporta una serie de riesgos en forma de lesiones. Especialmente si los músculos a ejercitar no han sido preparados con un calentamiento previo. La rotura fibrilar del gemelo puede venir derivada, precisamente, de una falta de calentamiento o una excesiva fatiga del músculo.

Síntomas de la rotura de fibras de gemelo

El primer síntoma de una rotura de fibras musculares es un dolor fuerte y de carácter agudo en la zona del gemelo. Según la cantidad de fibras que se hayan dañado, la intensidad del dolor puede ser mayor o menor. Por ejemplo, si se trata de una lesión leve, el dolor se formará solo en el gemelo, pero si es una rotura más grave, puede trasladarse el dolor incluso a la zona del pie o buena parte de la pierna.

El dolor de la rotura de fibras del gemelo imposibilita a la persona a realizar diversos movimientos. De hecho, en muy poco tiempo aparecerá una hinchazón en la zona afectada y la presencia de un hematoma si la lesión es al menos de grado II.

Causas de la rotura de fibras de gemelo

Hay diversas causas que pueden provocar el desgarro muscular en el gemelo. En buena parte de las ocasiones, la lesión se produce por un sobreesfuerzo en el músculo. Si el músculo no ha sido preparado previamente para un esfuerzo importante (correr, saltar, trotar, etc.), puede verse expuesto a una lesión de este tipo.

Es por eso por lo que resulta muy importante realizar ejercicios de calentamiento previos a un esfuerzo físico. De lo contrario, el músculo puede sufrir una contracción brusca o una elongación que dan lugar al desgarro muscular. Una lesión que puede también aparecer en aquellas situaciones en las que el músculo ya se encuentra fatigado en exceso.

Tipos de rotura de fibras del gemelo

Una lesión de rotura de fibras de gemelo puede variar en función de las fibras musculares que se han dañado. En este sentido, se distinguen hasta 3 grados diferentes en el diagnóstico para llevar a cabo el tratamiento más adecuado:

  • Grado I: La rotura de fibras del gemelo de grado I es el desgarro muscular menor grave de los tres. No obstante, se siente dolor en la zona dañada y se requiere un mínimo de 7 a 14 días para la recuperación completa del paciente.
  • Grado II: La rotura de fibras de grado II suele ser la más habitual. Su síntoma más evidente ya no es solo el dolor, sino también la aparición de un hematoma en la zona dañada. En este caso, el paciente deberá permanecer en completo reposo durante al menos 21 días o un mes.
  • Grado III: Por último, la rotura de fibras de grado III es la más grave. Tanto es así que, muy probablemente, el paciente tenga que pasar por el quirófano. Una vez superada la intervención, el tiempo de recuperación nunca será inferior a un mes y medio.

Qué hacer ante una rotura de fibras de gemelo

El primer paso si se sufre una rotura de fibras de gemelo es dejar en reposo la zona dañada. La persona debe evitar caminar y, en la medida de lo posible, no debe apoyar el pie en el suelo. De lo contrario, si se continúa la práctica deportiva la lesión se puede agravar y aumentar su graduación.

El primer tratamiento tras una lesión de este tipo es aplicar un vendaje compresivo y colocar hielo sobre la zona afectada. Esto permitirá que la hinchazón se reduzca y se pueda aliviar el dolor de gemelos.

El uso de productos para causar un efecto frío inmediato puede aliviar el dolor; otros pueden ayudar a prevenir la aparición de esta lesión, preparando los músculos para el esfuerzo.

Precisamente, para aliviar el dolor se puede emplear Fisiocrem Spray Active Ice. Un producto que, al ser aplicado sobre la zona dañada, genera un efecto de frío inmediato. De esta manera, se alivia uno de los principales síntomas tanto en el momento en el que se produce la lesión como más adelante.

Asimismo, otro producto que podemos emplear para esta lesión es Fisiocrem Gel Active. Un producto que ayuda a mantener y cuidar el tejido muscular con una fórmula que incorpora árnica, caléndula, hypericum y melaleuca. Aplicando este producto a modo de masaje sobre los músculos, se contribuye a prevenir la aparición de diversas lesiones como la rotura de fibras durante la práctica deportiva o de ejercicio físico.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.