gtm pixel

Consejos y cuidados para tratar las lesiones musculares de piernas y pies

Rotura fibrilar de isquiotibiales: causas, síntomas y tratamientos

Los isquiotibiales se componen de una serie de músculos, que son los que permiten extender la pierna hacia atrás, así como doblar la rodilla.

periostitis-tibial.jpeg

La lesión de isquiotibiales es muy frecuente entre los deportistas, pero también puede ocurrir por realizar movimientos bruscos y forzados en la zona de la cadera y con la rodilla completamente estirada. La contractura isquiotibial es muy común entre aquellos que realizan actividades como correr, saltar y cambiar de dirección.

¿Qué es la lesión de isquiotibiales?

Los isquiotibiales se componen de una serie de músculos, que son los que permiten extender la pierna hacia atrás, así como doblar la rodilla. Se encuentran en la parte posterior del muslo y son susceptibles de lesionarse cuando se practican deportes de alto rendimiento, pero también si se realizan ciertos movimientos.

La lesión de isquiotibiales puede complicarse en algunos casos cuando el tendón se desgarra y se separa del hueso, lo que se conoce como rotura fibrilar de isquiotibiales. Cuando se produce un desprendimiento de algún fragmento del hueso, entonces se está ante una rotura de isquiotibiales. Pero no te alarmes, buena parte de las lesiones de isquiotibiales no suponen grandes complicaciones y pueden remitir ante tratamientos muy simples.

Síntomas de la lesión de isquiotibiales

¿Cómo saber si estás ante una contractura isquiotibial? Lo primero que sentirás al lesionarte será un dolor repentino y agudo en la zona donde se encuentran estos músculos; es decir, en la parte posterior del muslo. Si estás corriendo y sientes dolor repentino, te hará frenar en seco y te impedirá continuar con tu actividad deportiva.

Además, la lesión de isquiotibiales puede acompañarse de inflamación, debilidad de los músculos de la zona, así como de un hematoma, en algunos casos.

¿Por qué ocurre la rotura de isquiotibiales?

La lesión de isquiotibiales es muy frecuente cuando alguno de los músculos que componen el isquiotibial se estresa hasta el punto de desgarrarse, pero todo depende del grado de la lesión. Los tres músculos que componen al isquiotibial son el semitendinoso, el semimembranoso y el bíceps femoral.

La principal causa de la rotura fibrilar de isquiotibiales es la sobrecarga, que ocurre por una distensión de los tres músculos que componen al isquiotibial. Es decir, cuando el músculo se alarga y estira más allá de la capacidad del mismo.

El desgarro puede ocurrir en cualquier momento del entrenamiento. Por ejemplo, al realizar un salto y aterrizar mal; pero también al correr a gran velocidad y sin haber estirado y calentado lo suficiente. El impacto repentino que hacen los saltadores y corredores también puede derivar en una contractura isquiotibial. Incluso, levantar en el gimnasio más peso del que puedes soportar puede ocasionar una rotura de isquiotibiales.

Los más propensos a sufrir estas lesiones son los adolescentes, pues sus huesos y músculos no están del todo desarrollados.

Factores de riesgo de una lesión de isquiotibiales

Además de la edad, existen ciertos factores de riesgo que pueden derivar en una rotura de isquiotibiales, empezando por la tensión muscular. La tensión de los músculos es bastante habitual, especialmente en las personas con lumbago o ciática. Estas necesitan seguir un programa de estiramientos muy estricto antes de pasar a la actividad física intensa. ¿Sabíais que el estrés también puede generar tensión muscular?

Por otra parte, el desequilibrio muscular también puede ocasionar una lesión de isquiotibiales. Este desequilibrio se presenta cuando un grupo muscular es más fuerte que el grupo opuesto. En consecuencia, se produce una tensión que puede derivar en una rotura fibrilar de isquiotibiales. Los músculos de la zona del cuádriceps frontal del muslo son más fuertes que sus opuestos; por eso, al correr a gran velocidad sin estiramiento previo, puede producir fatiga del isquiotibial más rápido que del cuádriceps.

El último factor para que aparezca una lesión en los isquiotibiales es el mal acondicionamiento físico y la fatiga muscular. El reposo resulta fundamental entre los deportistas, pues si el músculo no se recupera como es debido, puede producir lesiones, como la isquiotibial. El cansancio dificulta la capacidad del músculo para absorber energía, lo cual lo vuelve más propenso a las lesiones.

Tratamiento de la lesión de isquiotibiales

Una de las mejores maneras de aliviar la lesión de isquiotibiales es a través del método RICE (reposo, hielo, compresión y elevación). No hay nada más eficaz que reposar durante unos días, aplicar hielo en los isquiotibiales, comprimir con un vendaje y elevar la zona afectada. Asimismo, es indispensable incorporarse a la rutina de entrenamientos de forma progresiva y haciendo algunos ejercicios de recuperación previos.

Además del reposo inmediato, es esencial la aplicación de frío para evitar que el músculo continúe su proceso de inflamación; como ya adelantamos, la hinchazón será lo primero que ocurra, además del dolor de isquiotibiales. Para frenar la inflamación y bajarla, aplica hielo, pero también Fisiocrem Parche Active para disminuir el dolor.

Fisiocrem Parche Active es un producto sanitario que ayuda a aliviar el dolor gracias a su tecnología bicapa. Al momento de entrar en contacto con las sales minerales naturales del cuerpo, el parche liberará microcorrientes leves que contribuyen a reducir el dolor durante 24 horas.

¿Dónde comprar?

Compra online Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Rechazar” para deshabilitar las cookies o en “Configurar cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar”, aceptará su uso.