Consejos y cuidados para tratar las lesiones musculares de piernas y pies

Hematoma subcutáneo: qué es, cómo se produce y cómo aliviar las molestias

Todo el mundo a lo largo de su vida se ha dado un golpe, especialmente cuando se es niño. Algunos golpes han derivado en cortes, heridas, chichones y los famosos moretones.

hematoma-subcutaneo2.jpeg

Todo el mundo a lo largo de su vida se ha dado un golpe, especialmente cuando se es niño. Algunos golpes han derivado en cortes, heridas, chichones y los famosos moretones. Estos últimos son conocidos como hematomas y se producen debido a un traumatismo o contusión fuerte.

Un hematoma consiste en una especie de sangrado interno. Como consecuencia de un golpe, los vasos sanguíneos de la zona se rompen, lo que produce una anomalía en el torrente sanguíneo y por eso la zona que se ha golpeado se vuelve entre rojiza y morada, pues se ha formado un coágulo.

Normalmente no hay que hacer nada para quitar los moretones, a los pocos días se cura por sí solo, especialmente si se trata de un hematoma pequeño y sin mucha más importancia.

Existen diferentes tipos de hematomas, que se diferencian por su localización y graves. A continuación descubrirás qué es un hematoma subcutáneo y cómo tratarlo.

Diferencias entre hematoma subcutáneo y otros tipos de hematoma

Como su propio nombre indica, el hematoma subcutáneo se produce debajo del cutis, es decir, debajo del tejido de la piel. Un hematoma puede afectar directamente a los músculos, huesos y por supuesto a los vasos sanguíneos, los cuales se rompen como consecuencia de la contusión.

Los que se producen en huesos y músculos son más dolorosos, pero los más comunes ocurren inmediatamente debajo de la piel.

El síntoma más común de un hematoma subcutáneo es el enrojecimiento de la zona primero. Luego, esa zona poco a poco se va amoratando y finalmente se vuelve en un amarillo pálido antes de volver a su color natural. El proceso de cambio de color en el hematoma es la evidencia de que, tras el golpe, la sangre se va drenando de forma natural de la zona y volviendo a su flujo habitual.

Los síntomas de un hematoma subcutáneo dependen mucho de lo grave que haya sido el golpe que nos hemos dado y, sobre todo, de la zona donde lo hayamos padecido. En algunas partes del cuerpo es posible que sintamos dolor al articular o contraer el músculo afectado, especialmente si el hematoma es reciente. Y por supuesto, si tocamos la zona afectada es posible que igualmente sintamos alguna que otra molestia.

Por qué se producen los hematomas subcutáneos

La respuesta en este caso es sencilla. Los hematomas subcutáneos son provocados principalmente por golpes, traumatismos o contusiones suficientemente fuertes como para causar una alteración en el torrente sanguíneo que se halla debajo de la piel. Algunas de las razones que pueden provocar su aparición son:

  • Un golpe repentino y seco contra algo puede causar un hematoma subcutáneo, pero también lo hacen las caídas.
  • En los accidentes de coche, el cinturón de seguridad es primordial para salvar muchas vidas. Cuando se produce una colisión, el fuerte contacto del cinturón con la persona puede dejarle un moretón visible.
  • Practicando deporte, bien sea por contusiones derivadas de golpes o por desgarros musculares, donde la sangre se acumula en un punto concreto y altera las fibras musculares.

Cómo tratar los hematomas subcutáneos

El tratamiento para los hematomas subcutáneos no suele ser muy complejo, sino más bien todo lo contrario. Los remedios más comunes para tratar sus síntomas son:

  • Aplicar frío: Inmediatamente después de haber padecido el golpe, lo mejor es aplicar frío en la zona, algo que se puede hacer con hielo o con cualquier bolsa de congelado que tengamos en casa.
  • Reposo: Si se deja descansar la zona, esto será bueno para la cicatrización interna.
  • Manzanilla: Consiste en hervir manzanilla y dejarla enfriar para después aplicarla durante unos minutos sobre la zona afectada.

Finalmente está la opción de masajear. Aunque la zona esté dolorida, con un suave masaje se logra mejorar la circulación sanguínea. En este sentido, nos podemos ayudar de productos especializados como es el caso del Fisiocrem Roll-on Golpix. Este producto contiene árnica, una planta de propiedades parecidas a las de la manzanilla, además de harpagofito y gingko. Al aplicarlo sobre la zona donde se ha producido el golpe, proporciona un frescor que ayuda a calmar y a acelerar la recuperación del hematoma. Está perfectamente indicado tanto para adultos como para niños.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.