Causas y cuidados para tratar las lesiones musculares en cuello, espalda y tórax

Contracturas cervicales: causas, síntomas y tratamiento

Descubre cómo aliviar las contracturas cervicales de la forma más rápida y eficaz.

contratucras-musculares.jpg

En los últimos años muchas empresas han implementado el teletrabajo como norma, esto ha beneficiado a los trabajadores por un lado, pero también ha repercutido de forma directa en la aparición de dolores y contracturas cervicales pero, ¿por qué?

La razón principal de que se produzcan contracturas musculares cervicales es no tener una postura adecuada durante el tiempo de teletrabajo. Muchas horas sentados frente a una pantalla de manera incorrecta y con el cuerpo en tensión por culpa del estrés de las tareas laborales es la razón más común.

Esta nueva situación ha obligado a muchas personas a adaptarse a trabajar las mismas horas con la misma carga laboral pero fuera de las condiciones ideales para ello, a menudo sin sillas lo suficientemente ergonómicas o mesas poco eficientes para trabajar.

Esta es solo una de las posibles causas que pueden provocar que tu cuello esté contracturado. A continuación, te explicamos algunas de las más comunes.

Causas de las contracturas musculares en el cuello

Las contracturas cervicales pueden estar causadas por varios motivos que es importante que identifiquemos previamente.

- Estrés. Es de las causas de contracturas en el cuello más comunes. Esto provoca una contracción involuntaria continuada de los músculos que producen mucha tensión y puede dar lugar a dolores y molestias.
- Falta de fuerza en los músculos. La falta de ejercicio físico puede dar lugar a debilidad en los músculos, lo que impide que estos se desarrollen y que realicen un sobreesfuerzo cuando llevamos a cabo tareas diarias sencillas.
- Mala postura. Es otra de las causas más frecuentes y por ello es necesario trabajar la higiene postural. Adoptar posturas forzadas de forma continuada mientras dormimos o mientras trabajamos provoca mucha tensión en nuestros músculos, lo que puede dar como resultado la aparición de contracturas en el cuello.
- Frío. Cuando llega el invierno tendemos a encogernos para protegernos del frío, esto provoca gran tensión en los músculos del cuello que puede dar lugar a la formación de una contractura cervical.
- Realizar esfuerzos sin haber preparado los músculos previamente. A la hora de hacer cualquier ejercicio o esfuerzo es fundamental realizar previamente un calentamiento para preparar la musculatura. De otro modo se pueden originar lesiones y contracturas musculares cervicales.

Síntomas de las contracturas cervicales

Es importante tener claras las causas que pueden provocar las molestas contracturas cervicales. Sin embargo, es fundamental que conozcas sus síntomas para que puedas identificar si se trata de una contractura en el cuello o no.

- Dolor. Es el síntoma de contractura cervical más común. Además de la zona afectada, si la contractura se mantiene durante mucho tiempo puede ocasionar dolor en músculos cercanos.
- Pérdida de movilidad en la zona. Otro de los síntomas clave de las contracturas en el cuello es la pérdida de movilidad en la zona. Si ves que cuando giras el cuello tienes más rango de movimiento en un lado que en otro, es posible que hayas perdido cierta movilidad en un lado.
- Dolor de cabeza. Las contracturas musculares cervicales a menudo ocasionan dolores de cabeza debido a la fuerte tensión que se produce en la zona del cuello.
- Hormigueo en hombros y manos. Uno de los síntomas menos comunes pero posibles si tienes una contractura en el cuello es el hormigueo en los hombros y las manos. Esto se debe a que con la contractura se acumula mucha tensión en los nervios que bajan del cuello dando lugar a esta sensación.

Cómo aliviar las contracturas musculares en el cuello

A continuación te recomendamos algunos tratamientos que ayudarán a aliviar el dolor de la contractura cervical y prevenir que se formen nuevas en el futuro.

Aplicar calor en la zona

Para las contracturas cervicales es recomendable aplicar calor durante 15 minutos varias veces al día. Esto aliviará el dolor y la tensión en la zona. Debes tener cuidado con el calor ya que puede producir quemaduras en la piel. Por eso es importante aplicarlo protegiendo la piel del contacto directo con la fuente de calor.

Práctica de ejercicios suaves de estiramiento

Para ayudar a descongestionar la zona y recuperar la movilidad en el cuello es recomendable realizar estiramientos suaves en las zonas afectadas para ir estirando la musculatura e ir liberando tensión en el cuello. Las zonas principales a trabajar serán hombros, cuello y omóplatos, que son las zonas principales en las que suele existir tensión cuando aparecen contracturas en el cuello.


Aplica un analgésico local

Si el dolor es muy agudo o persiste en el tiempo, aplicar un analgésico local puede ser una gran solución. En Fisiocrem contamos con el producto Spray Active Ice, que puede contribuir a mejorar la situación de los dolores musculares por contracturas, permitiéndonos trabajar más relajados y cómodos. Una de las mayores ventajas es que se puede aplicar las veces que haga falta una vez termine su efecto. Además de aliviar el dolor de las contracturas en el cuello, se puede utilizar para otro tipo de dolencias como contusiones, tirones, tortícolis o calambres entre otros.

Date un masaje en la zona contracturada

Otra solución eficaz contra las contracturas de cuello es dar un masaje en la zona contracturada. Es importante no aplicar demasiada presión porque puede crear el efecto contrario y generar más tensión. Lo ideal es hacerlo de forma suave y pausada para aliviar el dolor y la tensión muscular.

Te hemos contado algunos remedios para aliviar las contracturas en el cuello cuando ya se han formado. Para evitar que se produzcan en el futuro lo ideal es utilizar medidas de prevención para ahorrarnos las molestias posteriores. A continuación te detallamos las más importantes.

Ejercicios para fortalecer los hombros

Otra opción que además es útil para prevenir contracturas cervicales es fortalecer la musculatura del cuello para evitar que se acumule demasiada tensión cuando se realizan las tareas diarias.


Realizar un buen calentamiento antes de cualquier actividad física intensa.

Además de construir unos hombros fuertes que mantengan los músculos del cuello sanos, es conveniente realizar ejercicios de calentamiento antes de realizar cualquier actividad física intensa para evitar una tensión excesiva en el músculo en frío que pueda generar contracturas cervicales molestas.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo .