Causas y cuidados para tratar las lesiones musculares en cuello, espalda y tórax

Cervicalgia: causas, síntomas, tratamiento y ejercicios

La cervicalgia puede manifestarse a través de distintas señales que, por supuesto, pueden variar según el origen de la molestia y el nivel de la afección. El principal síntoma es la molestia localizada en el cuello, así como la limitación para doblarlo o girarlo de forma natural.

cervicalgia-causas-sintomas-y-tratamiento.jpg

Con el paso de los años, rutinas de trabajo agitadas y hábitos poco saludables, son múltiples las dolencias que pueden afectar distintas partes del cuerpo y aparecer en cualquier momento. Uno de los padecimientos más comunes debido a estas circunstancias es el dolor cervical o también conocido como cervicalgia.

La región cervical es la zona más alta de la columna vertebral, que está ubicada entre la cabeza y la región torácica, compuesta además por las siete vértebras más pequeñas de la estructura dorsal. El área en cuestión se caracteriza por su flexibilidad y ser la que permite mayor movilidad que cualquier otra parte de la columna. Por estas particularidades, es mucho más susceptible a lesiones de sus partes blandas, originadas ya sea por traumatismos o por desgaste progresivo.

La cervicalgia es una molestia que afecta a un gran número de personas hoy en día, lo que sin duda influye negativamente en su calidad de vida. En este sentido, resulta conveniente ampliar detalles de esta dolencia, sus causas, síntomas, formas de diagnóstico, tratamientos y otras recomendaciones para ayudar a disminuir sus efectos.

¿Cuáles son las causas y síntomas de la cervicalgia?

En la mayoría de los casos la cervicalgia se asocia a problemas de los músculos como contracturas, distensiones o latigazos cervicales. Otras manifestaciones pueden deberse a la presión sobre los nervios a raíz del crecimiento óseo -derivado de la artrosis- o por el desarrollo de hernias discales. Por otra parte, cualquier fractura en la columna vertebral puede tener como efecto la reducción de los espacios alrededor de los nervios, generando la molestia.

La cervicalgia puede manifestarse a través de distintas señales que, por supuesto, pueden variar según el origen de la molestia y el nivel de la afección. El principal síntoma es la molestia localizada en el cuello, así como la limitación para doblarlo o girarlo de forma natural. En otros casos, el malestar se extiende a los brazos, hombros, cabeza y espalda, y puede llegar a generar hormigueo en los dedos de las manos, además de mareos cervicales y náuseas.

¿Cómo se diagnostica la cervicalgia?

El diagnóstico del dolor cervical debe pasar por una evaluación completa de los síntomas a través de la realización de una historia clínica. Desde luego, resulta necesario asistir a los especialistas en la materia para que se puedan explorar las zonas más afectadas por la molestia. Además, deben analizarse aspectos como la postura, la movilidad cervical, la función muscular de las extremidades y la función nerviosa.

Los principales recursos requeridos para un diagnóstico inicial son las radiografías simples. Pues es a través de ellas donde se pueden apreciar las vértebras cervicales y determinar el origen de la lesión para el diseño de un tratamiento eficiente. Estudios como la tomografía computarizada, la resonancia magnética o la electromiografía están destinados a evaluaciones más detalladas requeridas por cuadros clínicos más avanzados.

¿Qué tratamientos seguir contra la cervicalgia?

La principal solución para calmar y reducir las molestias cervicales se centra en el tratamiento fisioterapéutico. Este tipo de tratamiento consta de la realización de masajes en el área cervical acompañado de la aplicación localizada de calor. Estos procedimientos permiten mejorar la movilidad del cuello, además de favorecer el alivio de los músculos.

Asimismo, en los centros de rehabilitación el paciente tiene la oportunidad de efectuar la mecánica de la tracción cervical. Ésta consiste en la extensión de la cabeza y columna vertebral de forma gradual a través de dispositivos que contienen pesas o poleas y que ayudan a reducir la presión sobre los nervios espinales.

Por otra parte, también puede hacerse uso de productos o recursos terapéuticos que contribuyan a calmar o reducir los efectos de la cervicalgia. Una opción atractiva en el mercado es Fisiocrem Parche Active, una solución efectiva indicada para el tratamiento de las molestias musculares y articulares, cuya tecnología de microcorrientes proporciona 24 horas de alivio y adhesión. Otra de sus ventajas es que cada parche se puede cortar a la medida deseada para adaptarlo a cualquier región.

¿Qué ejercicios pueden hacerse para calmar la cervicalgia?

De forma individual, el paciente también puede contribuir a su propia recuperación y alivio de los síntomas. Hay distintos ejercicios que pueden hacerse fácilmente en casa para reducir las tensiones sobre los nervios y los músculos. Algunos de ellos son:

  • Rotación: inicia con el giro del cuello de forma lateral, de manera que la barbilla toque uno de los hombros. Después de esperar algunos segundos se repite el procedimiento pero hacia el lado contrario.
  • Flexión: en este ejercicio la barbilla se dirige hasta el pecho para extender a máxima capacidad el cuello. Una vez logrado este punto, se realiza el movimiento en sentido contrario, mirando hacia el techo.
  • Inclinación: este movimiento se realiza de forma lateral, y consiste en tratar de llevar la oreja hacia el hombro para el estiramiento a máxima capacidad de la región cervical. Al igual que en los casos anteriores, el ejercicio debe repetirse hacia un lado y hacia otro.
  • Hombros: activar esta zona también contribuye al alivio del malestar cervical y consiste en movimientos de brazadas circulares en ambas direcciones.

¿Qué recomendaciones y previsiones tener en cuenta?

Hay algunos hábitos que se pueden cambiar y otros que se pueden incorporar en el día a día, tanto para prevenir la aparición de la cervicalgia como para aliviar síntomas que puedan estar asociados a este malestar. Uno de los aspectos más importantes en este sentido es la postura, por lo que se recomienda utilizar sillas con respaldo y evitar levantar objetos pesados. A su vez, pueden tomarse duchas al inicio del día con agua a la mayor presión y temperatura tolerable, acompañados de los ejercicios para estirar las cervicales descritos anteriormente durante algunos minutos.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo .