Consejos y pautas para tratar lesiones musculares

Qué es el espasmo muscular

Los espasmos musculares afectan a gran parte de la población provocando molestias musculares. Te contamos qué son, cómo prevenirlos y qué hacer ante un espasmo muscular.

AdobeStock_282809649.jpeg

Pese a ser algo relativamente común, pocos saben con certeza qué es un espasmo muscular, qué lo ocasiona y cómo lidiar adecuadamente con uno para aliviar el malestar que genera. En general, se trata de una afección muscular que, si bien puede ser muy dolorosa, no es motivo de preocupación.

Básicamente, los espasmos musculares son contracciones repentinas e impredecibles de un músculo o un grupo de músculos. El resultado es una tensión rápida y brusca que, en la mayoría de los casos, forma un bulto duro acompañado de un dolor intenso y sensibilidad al movimiento. Cabe señalar que también son conocidos como tirones o calambres musculares.

¿Cuáles son las causas de los espasmos musculares?

Las principales causas de los espasmos musculares son en su mayoría simples y no conllevan graves motivos de preocupación por la salud general del afectado. El surgimiento de un calambre o tirón casi siempre está condicionado por una irritación o fatiga muscular, lo que a su vez es detonado por los siguientes motivos:

  • El entrenamiento excesivo de un músculo.
  • Una reparación y regeneración muscular insuficiente después de una actividad física.
  • El agotamiento y la fatiga de los músculos.
  • Las lesiones musculares.
  • Malos hábitos posturales sobre todo al estar sentados.
  • La deshidratación y la falta de sales minerales.
  • El estrés y la ansiedad.
  • Algunos medicamentos.

Principales grupos afectados por espasmos musculares

Habiendo comprendido las causas de esta afección, es fácil reconocer cuáles son las principales personas afectadas por los espasmos musculares, entre las cuales están las siguientes:

  • Atletas, deportistas y gimnastas.
  • Personas con problemas de sobrepeso u obesidad.
  • Mujeres en estado de embarazo (cuanto más avanzado, mayor es la propensión).
  • Adultos mayores y ancianos cuya musculatura no se repara tan rápidamente.
  • Profesionales y trabajadores que permanecen demasiado tiempo en una misma posición o realizan actividades de gran esfuerzo.
  • Pacientes con enfermedades neurológicas subyacentes.

Músculos más afectados por los espasmos musculares

Asimismo, aunque pueden producirse en cualquier parte del cuerpo (incluyendo el rostro), las zonas que tienden a verse más afectadas por los espasmos musculares son:

  • Brazos.
  • Pantorrillas.
  • Muslos.
  • Manos.
  • Pies.
  • Abdomen.
  • Músculos alrededor de la caja torácica.

¿Cómo prevenir los espasmos musculares?

Cuando no son producidos por enfermedades subyacentes, hay varias cosas que se pueden hacer para prevenir los espasmos musculares con cierto grado de eficiencia. Algunos ejemplos son estos:

  • Mantenerse bien hidratado.
  • Ejercitarse con frecuencia, pero nunca en exceso.
  • Dejar suficiente tiempo para la reparación muscular después de cualquier actividad física demandante.
  • Estirar los músculos antes de un entrenamiento físico, practicar algún deporte o desarrollar cualquier actividad que sea exigente.

A propósito de este último punto, es recomendable preparar los músculos antes de ponerlos a trabajar de manera intensiva. En este sentido, la solución Fisiocrem Gel Active será de gran ayuda a la hora de preparar músculos y ligamentos, contribuyendo a evitar múltiples lesiones y espasmos musculares durante el día a día o alguna jornada particular de entrenamiento.

¿Qué hacer ante un espasmo muscular?

Por lo general, los espasmos musculares no requieren tratamiento alguno para su alivio. Estas afecciones aparecen y desaparecen por sí solas en cuestión de segundos o, como máximo, en un par de minutos. Sin embargo, hay cosas que se pueden hacer para mitigar su impacto mientras duren así como para aliviar el leve dolor que puede permanecer por más tiempo:

  • Detener inmediatamente la actividad física que se estuviese realizando.
  • Adoptar una posición adecuada para el cuerpo, en caso de haber mantenido una mala posición durante mucho tiempo, bien sea estando sentado o recostado.
  • Estirar ligera y suavemente los músculos de la zona afectada.
  • Usar una compresa caliente para relajar los músculos tensos y una fría para aliviar el dolor.
  • Dar tiempo para que el músculo se relaje y repare antes de realizar la misma actividad física o adoptar la misma posición.

Por otro lado, una buena forma de promover el alivio durante o después de un espasmo muscular, es aplicando en la zona afectada productos especializados, tales como Fisiocrem Spray Active Ice.

Esta es una solución en aerosol formulada para aliviar dolencias musculares con efecto frío inmediato. Se puede aplicar fácilmente en cualquier parte del cuerpo, incluso en las de difícil acceso, y su uso está recomendado no solo para los síntomas de espasmos musculares y tirones, sino también para torceduras, tortícolis, moratones, contusiones, dislocaciones y otras afecciones musculares.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.