Causas y cuidados para tratar las lesiones musculares en cuello, espalda y tórax

Tirones en los músculos escalenos

Los músculos escalenos son tres fibras alargadas que se encuentran en las zonas laterales de cada lado del cuello y se extienden a lo largo de la columna vertebral hasta llegar a la parte superior del tórax.

puntos-gatillo-escalenos-o-contractura-muscular.jpeg

Los tirones en los músculos escalenos que conforman el cuello son el tipo de lesión más común en esa parte del cuerpo. Se pueden producir cuando se realiza algún movimiento brusco o por mantener una mala postura, lo que provoca que el ligamento o el músculo se estire levemente.

¿Qué son los músculos escalenos?

Los músculos escalenos son tres fibras alargadas que se encuentran en las zonas laterales de cada lado del cuello y se extienden a lo largo de la columna vertebral hasta llegar a la parte superior del tórax.

Está formado por tres músculos: el escaleno anterior, medio y posterior. Entre ellos crean la base del triángulo posterior del cuello e intervienen en la respiración y en la movilización de las primeras costillas. Suelen presentar disfunción con frecuencia dada su situación anatómica, su función respiratoria y su alteración en los procesos de estrés.

Músculo escaleno anterior

Se sitúa en la cara lateral del cuello y su función es elevar la primera costilla. Cuando este músculo se contrae, provoca la inclinación homolateral y bilateral del cuello.

Músculo escaleno medio

Es el de mayor tamaño de los tres músculos en cuestión. Tiene varios vientres largos y delgados que surgen de la columna vertebral y convergen en la primera costilla. Su principal función es elevar la primera costilla durante la respiración. Su contracción provoca la flexión homolateral del cuello.

Músculo escaleno posterior

Es el músculo de menor tamaño de los tres. Se inserta en la segunda costilla y su función es elevarla y flexionar homolateralmente el cuello.

Contractura de escalenos

A estos dolorosos tirones de cuello se los relaciona usualmente con tortícolis, una lesión del cuello que provoca la inclinación o rotación de la cabeza hacia uno de los lados. Están provocadas por movimientos bruscos, malas posturas, factores hereditarios, estrés o fatiga. Las personas que sufren tortícolis también suelen experimentar dolor cervical y de cabeza, rigidez en el cuello y limitaciones en el movimiento.

Las contracturas en los músculos escalenos pueden ser las causantes de los tirones en el cuello, lo que provoca molestias de diverso grado e incluso limita el movimiento. De hecho, quien los padece puede presentar cuadros de migrañas, vértigo, sensación de pesadez en un brazo o manos frías.

A su vez, también existen otras lesiones de mayor gravedad que pueden provocar molestias en el cuello e inmovilidad como un desgarro muscular, una fractura vertebral o un disco desgarrado. En estos casos, la sensación sería, obviamente, mucho más fuerte que la de un tirón normal y el tratamiento sería más prolongado.

¿Cómo tratar contracturas en los escalenos?

Si se sufre de una contractura en los escalenos, se recomienda aplicar frío y calor. Durante las primeras 24 horas, será necesario aplicar frío, ya sea mediante la aplicación de hielo o aplicando spray frío sobre la zona dolorida, como Fisiocrem Spray Active Ice, un spray frío de fácil aplicación para dolores musculares que, además, no ensucia las manos ni la ropa. No solo es necesario aplicar frío, sino que es fundamental combinarlo justo después con el calor que puede dar la aplicación de una toalla húmeda de agua caliente o alguna crema especial para este tipo de masajes. Eso sí, pasadas las 24 horas debemos solo aplicar calor.

Puntos gatillo en escalenos

Un punto gatillo es un nódulo que resulta palpable sobre la piel y se localiza en una banda tensa del músculo. Podemos detectarlo fácilmente si tocamos y, además de sentir una dureza en el músculo, nos resulta doloroso. También podemos sentir dolor cuando estiramos o contraemos el músculo en el que se encuentra este nódulo.

No se debe confundir el punto gatillo con una contractura muscular. La diferencia entre estos dos conceptos radica en que en ambos sentiremos dolor si estiramos o contraemos, pero en el caso del punto gatillo es muy un lugar muy sensible a la palpación y que, al tocarlo, el dolor será muy fuerte.

Generalmente las causas de la generación de un punto gatillo en los escalenos se encuentran en una sobrecarga muscular, pero también pueden deberse a:

  • Repetición de movimientos del mismo tipo en un determinado grupo muscular.
  • Sedentarismo o inactividad de los músculos, ya que si la musculatura no se ejercita de la forma adecuada, se atrofia.
  • Sobrecarga que se genera al sufrir una contracción muscular intensa, que puede darse por un sobreesfuerzo, un movimiento brusco o caída.

Los síntomas más habituales de los puntos gatillo en los escalenos suelen ser dolor, rigidez, disfunción muscular, mareos, alteraciones nerviosas, dificultades en la movilidad, etcétera.

¿Cómo se tratan los puntos gatillo?

Si se detecta que el problema es aún más grave que un simple tirón en el cuello, probablemente estemos expuestos a un punto gatillo. La forma de tratarlos es con diferentes técnicas de fisioterapia. Existen técnicas conservadoras basadas en la terapia manual como la presión digital estos puntos, el amasamiento del músculo a través de la masoterapia profunda, estiramientos y crioterapia.

Es importante hacer hincapié en la importancia de no solo tratar el problema cuando aparezca, sino también su causa. Por eso, una vez eliminado el dolor, recomendamos intentar determinar qué ha sido lo que ha causado su aparición para trabajar sobre esto. La mayor parte de las veces en las que ocurre este tipo de contracturas musculares es debido al sedentarismo y la falta de actividad física. Una vida activa y una musculatura fuerte y entrenada ayudarán en gran medida a mantener el bienestar y no sufrir dolencias.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo .