Consejos y cuidados para tratar las lesiones musculares de piernas y pies

Rodillas valgas

Las rodillas valgas pueden aparecer por diferentes motivos. En primer lugar, hay que aclarar que los bebés nacen con las piernas arqueadas a causa de la postura que mantienen dentro del útero.

rodillas-valgas.jpeg

Las rodillas valgas, genu valgo o piernas en X es una afección en la postura de las piernas, la cual hace que las rodillas se toquen al mismo tiempo que los tobillos están separados entre sí. El término procede del latín genu, rodilla, y valgo, acercamiento. Así, las rodillas pasan por dentro del eje mecánico del miembro inferior, que no es más que la línea que va desde la cabeza femoral hasta el tobillo. En el caso de que la rodilla caiga por fuera, no estaremos ante un genu valgo, sino ante un genu varo.

Causas de las rodillas en x

Las rodillas valgas pueden aparecer por diferentes motivos. En primer lugar, hay que aclarar que los bebés nacen con las piernas arqueadas a causa de la postura que mantienen dentro del útero. Sin embargo, cuando comienzan a andar, sus piernas empiezan a enderezarse, aunque no del todo. Por lo general, al alcanzar la pubertad las piernas finalmente llegan a una posición normal.

No obstante, en ocasiones, al llegar la adolescencia, las piernas siguen presentando rodillas valgas. Hay diferentes motivos para que esto ocurra:

  • Genética: puede que el síndrome se herede dentro de la propia familia.
  • Patologías: Existen enfermedades que pueden provocar esta afección, como la obesidad infantil, la fractura de tibia o de fémur, la lesión en el menisco, la osteomielitis o el raquitismo.

Con todo, es crucial que un profesional médico realice el diagnóstico. En este caso, lo más común es que el médico realice un examen físico, en el que comprobará el estado de los ligamentos y de la musculatura, así como la estabilidad de la rodilla. Después de este primer examen, se suelen realizar pruebas de imagen, como radiografías y resonancias.

¿Cómo corregir las rodillas hacia dentro?

Una vez que el médico haya realizado el diagnóstico de rodillas hacia dentro, se llevará a cabo un plan de acción para tratar el problema. Por lo general, el genu valgo no se trata, ya que suele mejorar considerablemente con la edad y sin ningún tipo de tratamiento. Además, los aparatos ortopédicos no han mostrado efectividad en estos casos. De este modo, desde el diagnóstico el paciente debe limitarse a acudir regularmente al médico para que evalúe la evolución de la afección.

Sin embargo, es cierto que las rodillas valgas pueden provocar ciertas molestias. Para poder aliviarlas son útiles ciertos productos del mercado, como Fisiocrem Músculos y Articulaciones. Este complemento contribuye a la recuperación muscular y al cuidado articular. Esto lo hace a través de su fórmula, compuesta por ingredientes como el magnesio, la leucina, el colágeno, la vitamina C, el ácido hialurónico o la glucosamina. Gracias a su formato, se puede diluir en la leche, el agua, el zumo o incluso el yogurt, por lo que es muy fácil de tomar, además de aliviar las molestias en las articulaciones y en los músculos.

Ejercicios correctores para el genu valgo

Más allá de los complementos presentes en el mercado, existen diferentes ejercicios físicos que ayudan a mejorar la posición y a corregir las dolencias y las rodillas valgas. Realizar estos ejercicios de forma regular puede ser de gran ayuda para aquellos que sufran genu valgo:

  • El primero de ellos consiste en sentarse en el suelo en postura de flor de loto, con las plantas de los pies juntas. Una vez hecho esto, acercar las rodillas lo máximo posible sin presionar. Para ayudar al movimiento, inclina el tronco hacia delante.
  • Para realizar el segundo ejercicio que te proponemos, túmbate boca arriba en el suelo con una pierna estirada sobre la pared y la otra flexionada con la planta tocando el interior del muslo de la pierna estirada.
  • Acostado boca arriba en el suelo, abre las piernas lo máximo que puedas estirándolas sobre la pared, con las puntas de los pies mirando hacia tu cabeza. Intenta aguantar en esta posición de 10 a 15 segundos.
  • Otro ejercicio interesante consiste en sentarse en el suelo y estirar una pierna hacia adelante. Dobla la otra pierna de tal forma que la planta del pie esté apoyada en el interior del muslo de la pierna estirada. Ahora, inclina el tronco hacia adelante y, con tus manos, acerca la punta del pie de la pierna estirada hacia ti.
  • Estando sentado en el suelo, también puedes probar con otro ejercicio para genu valgo. Para realizar el ejercicio que te proponemos, estira las piernas e intenta abrirlas lo máximo que puedas. Inclina un poco el tronco hacia adelante y estira tus brazos con las palmas apoyadas en el suelo.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo .