Conoce tu cuerpo para cuidarlo

¿Qué es el síndrome de fatiga crónica?

Conoce toda la información sobre esta patología, sus causas y los efectos que puede tener sobre la salud de músculos y articulaciones.

AdobeStock_175838475.jpeg

El síndrome de fatiga crónica o encefalitis miálgica es una enfermedad neurológica que afecta el sistema nervioso y que a largo plazo provoca una serie de síntomas severos, siendo el cansancio extremo el más predominante.

Este síndrome, de acuerdo al portal especializado en salud Better Health Channel (2017), está vinculada fundamentalmente al dolor crónico en los músculos e inflamación tanto en el cerebro como en la médula espinal, y puede afectar a personas dentro de un amplio rango de edades, desde niños hasta personas entre los 30 y 40 años de edad, aunque la mayoría de los casos se presenta en pacientes del sexo femenino con una edad comprendida entre los 20 y 40 años.

Una de las señales más comunes es la identificación de un agotamiento excesivo y atípico después de cualquier tipo de esfuerzo físico o mental, además de una exacerbación de otros síntomas. Sin embargo, esta respuesta puede tardar en manifestarse un aproximado de 24 horas conforme la intensidad y tiempo del ejercicio.

Por otra parte, las personas que padecen esta condición encuentran fatiga en actividades cotidianas como caminar al trabajo y otras acciones que en principio no les agotaban, pero que ahora les generan un desgaste físico mucho mayor al habitual. La suma de estos aspectos, es considerada como indicio para el diagnóstico de este síndrome.

Causas del síndrome de fatiga crónica

Debido a que esta condición afecta a un amplio número de personas, y de distintas características, es difícil determinar con exactitud su origen biológico o genético. En consecuencia, esto ha generado que se manejen diversas teorías al respecto, que comprenden desde las infecciones virales hasta el estrés psicológico.

Sin embargo, los expertos afirman que puede desencadenarse como consecuencia de una combinación de diversos factores, entre los que se hallan:

  • Infecciones virales como la fiebre glandular.
  • Infecciones bacterianas como la neumonía.
  • Problemas con el sistema inmunológico.
  • Desequilibrios hormonales.
  • Problemas de salud mental, estrés y trauma emocional.
  • Predisposición genética.

Síntomas del síndrome de fatiga crónica

Generalmente, el desarrollo de actividades físicas es lo que más se le imposibilita hacer a las personas que sufren esta condición, en esencia porque incrementan los dolores articulares. Otros signos comunes de la fatiga crónica son:

  • Dolores articulares y musculares.
  • Mareos y cefalea.
  • Fatiga aguda que no mejora con el descanso.
  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Malestar postesfuerzo (MPE), que se manifiesta en déficit de condiciones físicas después de cualquier tipo actividad.
  • Dificultades para la concentración y el razonamiento.

Tratamiento del síndrome de fatiga crónica

Por lo general, se recomienda a las personas con fatiga crónica desarrollar rutinas controladas de actividades físicas para promover el fortalecimiento de los músculos, con ajustes en el ritmo y la frecuencia. Algunas de las acciones más indicadas para tratar esta condición son las siguientes:

  • Terapia de ejercicio gradual: se relaciona con el diseño de un programa bien estructurado que busca explotar las capacidades físicas, al ser gradualmente mejoradas producto del ejercicio.
  • Gestión de actividades: mediante este proceso se establecen objetivos individuales y se incrementan gradualmente hasta llegar a un punto acorde a los niveles de actividad tolerables por el cuerpo de la persona. Es viable que se solicite llevar un control diario de su actividad actual y los períodos de descanso para establecer su línea de base. Las actividades se pueden aumentar gradualmente de una manera que le parezca manejable.

Consejos para mejorar la calidad de vida del paciente

En conjunto con un diagnóstico certero y el diseño de un tratamiento ajustado a las condiciones específicas de cada paciente, resulta valioso tener en cuenta una serie de recomendaciones que podrán ayudar al paciente a mejorar su calidad de vida. Algunos de los consejos a seguir son:

  • Planificar una dieta que sea equilibrada, que implique comer con regularidad. En caso de presentar náuseas, consumir alimentos ricos en almidón para disminuir dicho efecto. Por lo general, se recomienda comer en bajas cantidades pero con frecuencia.
  • Regularizar el ciclo de sueño.
  • Es probable que necesite descansar durante el día, aunque se sugiere limitar este reposo progresivamente a un período de máximo 30 minutos.
  • Utilizar técnicas de meditación y relajación a través de ejercicios de respiración.
  • Estirar el cuerpo a diario, antes de realizar cualquier tipo de actividad física planificada acorde a las condiciones individuales.

En caso de presentar una fatiga excesiva, especialmente en músculos o articulaciones tras actividades cotidianas, es recomendable el uso de complementos alimenticios como Fisiocrem músculos y articulaciones, que contribuye a la recuperación muscular para poder desarrollar todas las actividades planificadas en el día a día.

¿Dónde comprar?

Compra online
Compra online
Localiza tu farmacia más cercana

Fisiocrem te recomienda

No te pierdas nuestros interesantes artículos relacionados con la actividad física, el deporte y la reparación muscular.

En Fisiocrem,
tu privacidad es lo primero

Le informamos que, a través de esta página web gestionada por URIACH CONSUMER HEALTHCARE, S.L. (en adelante, “URIACH”) utilizamos cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en la página web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos, y de publicidad comportamental para mostrarle contenido acorde con sus intereses. Para obtener más información lea nuestra Política de Cookies. Pulse en “Configurar Cookies” para personalizarlas. Si pulsa en “Aceptar", acepta su uso completo.