Y hoy, ¿Cómo te sientas?

Y hoy, ¿Cómo te sientas?

Posturas correctas e incorrectas

Posturas correctas e incorrectas en el entorno laboral

Cualquier postura mantenida en el tiempo, repetitiva o con una carga superior a la tolerable puede provocar molestias, incomodidades o disfunción que conlleven una lesión.

Antes de empezar a hablar de malas posturas asociadas al entorno de trabajo deberíamos hacer una reflexión acerca de qué consideramos postura correcta o incorrecta.

En el día a día como fisioterapeuta es habitual encontrarse con un paciente que sufre dolor en los hombros y las cervicales porque pasa muchas horas delante del ordenador. Cuando un sujeto se sienta en una silla debería adoptar una posición erguida manteniendo la columna lumbar con una curva lordótica correcta, cifótica de dorsales y lordótica de nuevo en zona cervical para acabar dirigiendo la mirada hacia el horizonte o hacia adelante, manteniendo a la vez una buena posición de cintura escapular y evitando que los hombros se desplacen hacia adelante.

Lo más habitual es la pérdida de todas estas condiciones “correctas” de posición a lo largo de la jornada laboral. Acostumbramos a perder la posición erguida provocando una flexión lumbar y dorsal, un adelantamiento de la cabeza y un repliegue de hombros hacia adelante generando una zona de tensión en la musculatura de la espalda, un aumento de presión posterior en los discos intervertebrales a nivel dorso-lumbar y una compresión pinzamiento posterior en la zona cervical. Si a esto le sumamos la tensión mantenida en la musculatura anterior del cuello, podemos encontrar cuadros de contracturas, debilidades musculares, disfunciones articulares, migrañas, dolores de cabeza, mareos, problemas de mandíbula (ATM) y un largo etcétera de síntomas asociados a estas posturas incorrectas.

Muchos se preguntarán “¿por qué pasa esto?”, la respuesta más clara es por falta de tono muscular. Concretamente por falta de fuerza en la musculatura profunda de la columna (multifidos, iliocostal, dorsal largo) que se encarga junto con la conciencia corporal de mantener nuestro cuerpo en situación armónica y de bienestar. Son músculos que no solemos entrenar para conseguir esas horas de posición mantenida y que no se consideran importantes pero que son de vital trascendencia.

Hay que tener conciencia de cuánto tiempo, cómo y de qué manera nos colocamos ante una situación que debe mantenerse de forma prolongada en el tiempo y tomar medidas (ejercicios terapéuticos) para evitar situaciones dolorosas, incómodas o lesivas e intentar mantener una “postura correcta” el máximo tiempo posible.

“En definitiva, la posición “correcta” no es sostenible sin una preparación muscular que nos permita hacer frente a nuestras actividades de la vida diaria”

Para preparar tus músculos y evitar las lesiones en tu día a día, cuenta con Fisiocrem Gel Active! Gracias a su fórmula con cuatro extractos naturales (árnica, caléndula, hipérico y malaleuca), es la solución de masaje eficaz en la preparación de músculos y ligamentos para evitar lesiones debidas al ejercicio cotidiano o a un esfuerzo físico intenso. ¡Para que nada te pare!

Comparte:
Comparte:
Bernard Boronat
Fisioterapeuta