EL VERANO Y EL ESGUINCE DE TOBILLO

EL VERANO Y EL ESGUINCE DE TOBILLO

EL VERANO Y EL ESGUINCE DE TOBILLO

EL VERANO Y EL ESGUINCE DE TOBILLO

Con la llegada del verano y la subida drástica de las temperaturas solemos tener el hábito de cambiar el tipo de calzado que utilizamos a diario. El calzado cerrado y más robusto que hemos venido utilizando durante los fríos meses de invierno da paso al uso de calzado más abierto y ligero, como las sandalias y chancletas para mantener nuestros pies más fresquitos.

Precisamente este tipo de calzado veraniego tiene ventajas como pueden ser la ligereza y la transpirabilidad, pero también tiene un gran inconveniente: la inestabilidad y la posibilidad de que suframos alguna torcedura.


Las suelas delgadas, planas y sin forma, así como los talones sin sujeción pueden poner en peligro la integridad de nuestros tobillos y con ello aparecer una de las lesiones más típicas de esta época del año: el esguince de tobillo.

La medida más efectiva para prevenir su aparición es escoger muy bien el calzado que utilizaremos.

3 aspectos claves para tener en cuenta a la hora de comprar los zapatos de verano pueden ser:

  • - La suela: que tenga capacidad de amortiguar los pasos a la vez que ofrezca forma y confort para los pies.
  • - La Sujeción: buen agarre de la zona del tobillo y talón, son preferibles aquellos que cierran la parte posterior del pie.
  • - La Transpirabilidad: evitar la sudoración puede impedir el deslizamiento del pie dentro del calzado.

Si el famoso esguince de tobillo ya ha aparecido y no hemos estado a tiempo de evitarlo de entrada será básico la aplicación de hielo, reposo, inmovilización y elevación además de un diagnóstico médico.

Posteriormente será importante para curar el esguince llevar a cabo una buena rehabilitación dirigida por un profesional de la salud como es el fisioterapeuta que nos podrá aplicar un tratamiento encaminado a recuperar la movilidad y la estabilidad del tobillo.

Una de las técnicas que recomendamos para la recuperación del esguince de tobillo, es el masaje con Fisiocrem, para ayudar a desinflamar y recuperar los tejidos del ligamento dañado, ya que gracias a sus componentes estimula los procesos naturales de cicatrización del cuerpo.

Jordi Bertran
Jordi Bertran
Fisioterapeuta